Un paso para la gobernabilidad de Duque

4

Tal como ya lo habíamos presagiado y como también lo expresamos en días pasados en este mismo espacio editorial, es muy importante para el Presidente Duque haber conseguido el apoyo necesario de los congresistas para un proyecto tan esencial en su gobierno, como lo es la Reforma Tributaria , respaldo que fue el resultado de un acuerdo político que se venía necesitando desde meses atrás.
En medio de la tormenta reinante durante varios días atrás, resultaba de mucha urgencia apelar a la sensatez y caer en el convencimiento de la necesidad de consolidar acuerdos para así mantenerse a flote y no perder la brújula que lo condujera a las aguas más tranquilas por las que ahora navega, para así llegar a puertos más seguros y con un mejor ambiente, que hasta hace poco se vislumbraba no muy propicio para la gobernabilidad del Presidente Duque.
Se consolidó un acuerdo, ojalá con la seguridad de que no se apelará a las acostumbradas prácticas del intercambio de estos apoyos a cambio de puestos, contratos, cupos de inversión, aspectos que según concepto de un gran conglomerado de la opinión publica, marcaron la relación entre los poderes legislativo y ejecutivo en el anterior gobierno.
Hay que destacar que el texto de la reforma aprobada comprende muchos puntos que no estaban en el texto de hace un año y cuya inclusión puede leerse a la luz de las protestas que han marcado este fin de año en el país.
Con la devolución del IVA a los sectores más vulnerables, los estímulos a la generación de empleo para los jóvenes, la disminución del aporte a salud de los pensionados y quizás el punto más cuestionado, los tres días sin IVA para algunos productos, el Gobierno busca que la reforma que se aprobó el pasado viernes aporte condiciones de bienestar adicionales a las que, sobre el papel, trae consigo un óptimo ritmo de crecimiento económico.
Nos imaginamos que luego de los apremios de los anteriores días con relación al tramite de la Reforma Tributaria el Presidente Duque estará pensando ahora en ampliar la presencia de otros sectores políticos en en su Gobierno, diferentes a los de su partido, al recapacitar que este un aspecto muy conveniente para su maltrecha gobernabilidad. Por lo que consideramos importante que además de la inclusión de propuestas sociales en la reforma tributaria y aceptar firmar el acuerdo que busca mejorar los derechos humanos y la protección ambiental; pronto tendrá que anunciar algunos relevos importantes en su equipo de trabajo para tratar de cerrar la brecha entre “el país político y el país nacional”, para recordar una las reflexiones de Jorge Eliécer Gaitán.
No nos extrañaría que el Presidente Duque proceda a realizar algunos ajustes en su gabinete en los venideros días, y posiblemente dirija estos cambios en las carteras cuyos titulares ya habían sido cuestionados, tales como los ministros de Salud y de Agricultura, quienes fueron mencionados en el Congreso como posibles candidatos a una moción de censura y quienes seguramente darán un paso al costado, para dejar al primer mandatario de los colombianos, realizar los cambios en estas carteras.
Iván Duque deberá pensar también en ampliar la presencia de sectores políticos en su Gobierno, poniendo por encima de la mesa esta situación, pero manteniéndose en la idea de no dar contratos ni puestos al menudeo para ganar la gobernabilidad de la que ya hemos hecho referencia.
Para suplir los cargos, el jefe de Estado deberá tener en cuenta que a su gabinete le faltan figuras que tengan una mejor conexión con las regiones –como Barranquilla y el Atlantico -. que entiendan las dinámicas locales, los intereses más básicos del ciudadano y cuenten con un amplio reconocimiento.
Para esto en la primera semana de enero, podrá escoger entre varios mandatarios locales que terminarán su periodo y pueden convertirse en ministros, lo cual indiscutiblemente perfeccionaría su relación con los partidos que lo sacaron del “atolladero” que se le presentó en el tramite de la Reforma Tributaria.

Comentarios