En una sentida ceremonia presidida por el Presidente de la República, Iván Duque, con asistencia del ministro de Defensa Nacional, Holmes Trujillo, y la cúpula militar y de Policía, fueron entregados los sables e insignias a los padres de los 22 cadetes asesinados en el atentado terrorista en la Escuela de Cadetes ‘General Francisco de Paula Santander’.

En su discurso, el Presidente Duque dijo que las familias de los cadetes ascendidos de manera póstuma, “le brindaron a la Patria 22 ángeles que llegaron a esta Escuela para cumplir un propósito de vida; del bien; del servicio; de tener la noble aspiración de hacer una carrera de vida al servicio de nuestra Nación. Estudiantes llenos de motivación y de entusiasmo que vieron su vida truncada por el terrorismo”.

Agregó que “el dolor que sienten las familias es el dolor que sentimos todos. Pero también hoy es una ocasión para rendirles tributo y expresarles que, en esa divinidad celestial, ellos siguen trayendo a nuestro país toda la admiración”. El Mandatario también recordó que el Gobierno Nacional propuso la Ley de Honores, que sancionó el pasado 14 de noviembre, la cual “les brindará no solamente el grado póstumo, sino la pensión póstuma a sus familias”.

De otra parte, en el marco de esta ceremonia, también fueron ascendidos a grado de brigadier general cuatro coroneles de la Policía Nacional: Pablo Antonio Criollo Rey, Luis Ernesto García Hernández, Gustavo Franco Gómez y Juan Carlos Rodríguez Acosta, cuyas hojas de vida fueron aprobadas para ascenso por el Congreso de la República.

#DIARIOLALIBERTAD

Comentarios