La UE respira aliviada con la victoria de Boris Johnson

Los líderes europeos han recibido la aplastante victoria de los conservadores en las elecciones británicas con alivio y esperanza de que el próximo 31 de enero del 2020 la UE podrá pasar página a una etapa de desgaste político sin precedentes en la historia del club en la que el ‘brexit’ ha dominado la agenda europea. Los Veintisiete han pedido este viernes al primer ministro británico, Boris Johnson, que el Parlamento de Westminster ratifique “cuanto antes” el acuerdo negociado y pactado con la UE para lanzar cuanto antes la negociación del futuro acuerdo comercial.

“Estoy aliviado por mi país y también por el Reino Unido. Hemos tenido un bloqueo durante tres años y eso no va a ocurrir más. Lamento profundamente que el Reino Unido abandone la UE, pero es su decisión y lo han confirmado con estas elecciones”, ha resumido el primer ministro irlandés, Leo Varadkar, uno de los principales protagonistas en esta batalla en los últimos meses por las consecuencias que el divorcio tendrá para Irlanda.

Los dirigentes europeos consideran que la mayoría absoluta debe permitirle ratificar sin problemas el acuerdo cerrado el pasado 17 de octubre. “Es una victoria enorme para él a nivel personal y un claro resultado para su partido. Creo que es positivo que tengamos un resultado decisivo en las elecciones británicas. Ahora claramente hay una mayoría en la Cámara de los Comunes para ratificar el acuerdo de retirada así que el siguiente paso es ratificarlo” y “evitar una salida desordenada”, ha recordado el conservador irlandés.

Siguiente paso: relación futura
Ese ha sido el mensaje que han lanzando los Veintisiete desde la cumbre. Aprobar “lo antes posible” el pacto –en el que será el cuarto intento- y lanzar una negociación sobre la futura relación que será aún más “complicada”, según ha admitido la cancillera alemana, Angela Merkel, que se enfrenta a un obstáculo importante: el limitado plazo de tiempo para cerrarlo. Una vez consumada la salida el 31 de enero arrancará un período transitorio que se prolongará hasta el 31 de diciembre: 11 meses en los que Londres y Bruselas tendrán que negociar un nuevo tratado comercial.

Un tiempo excesivamente ajustado, admiten dirigentes y diplomáticos, para negociar el acuerdo que regulará las relaciones entre ambos bloques. “El tiempo es muy breve. Tenemos 11 meses para negociar un acuerdo amplio. Estamos trabajando en el mandato de la Comisión para estar preparados el 1 de febrero. Pero tendremos que priorizar y centrarnos es las cuestiones que si no se resuelven para finales del 2020 nos situarán al borde del abismo económico”, ha explicado la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, cuya institución ha recibido el encargado de asumir las negociaciones comerciales.

Nada de prórrogas
Pese al problema de los plazos y la complicación que supone negociar un acuerdo comercial -el de la UE y Canadá necesitó de siete años-, Johnson ya ha anunciado que no tiene intención de pedir la extensión del período transitorio, una posibilidad recogida en el acuerdo de divorcio, y que tendría que hacer efectiva como muy tarde el 30 de junio. Los líderes europeos aspiran a construir una relación futura lo más estrecha posible con las mismas reglas de juego para ambos bloques de forma que el Reino Unido no se convierta en un competidor desleal.

#DIARIOLALIBERTAD

Comentarios