La Unidad Investigativa del Diario La Libertad, pudo conocer una solicitud de intervención locativa del pasado 6 de junio del 2019, por parte del sindicato Sindeatlan dirigida al Gobernador del Atlántico, Eduardo Verano De la Rosa, en la cual denuncia y lamenta el cierre del Laboratorio Fisicoquímico, (donde se analizan agua, alimentos, medicamentos y bebidas alcohólicas) así como las malas condiciones físicas del Laboratorio de Microbiología Clínica y Micro Bacterias, el cual en cualquier momento puede ser cerrado.

Resulta inaudito que dos laboratorios considerados de gran importancia en la Región Caribe y en el país no tengan dolientes y esta;en abandonados a su suerte sin que el Gobernador ni los funcionarios correspondientes hagan nada por solucionar dicha situación.
No obstante, a los sindicalistas les llama la atención las noticias entregadas por la Gobernación sobre un supuesto monitoreo a los alimentos escolares, cuando este laboratorio de acuerdo al informe del Invima, fue cerrado hace casi un año, sin que hasta la fecha la administración se haya pronunciado.

Según el informe del Instituto de Vigilancia de Medicinas y Alimentos, Invima, los estándares de calidad en salud pública para laboratorios de análisis de aguas para el consumo humano, se basan en: organización y gestión, talento humano, infraestructura, dotación y mantenimiento, sistema de comunicación y registro, bioseguridad y manejo de residuos, entre otros patrones.

Detallando los estándares anteriores, nos preguntamos qué tipo de irregularidades habrán existido en estos dos laboratorios para que hayan ordenado su cierre y haya otro en las misma condiciones de cierre.

Pero, ¿por qué es tan importante un laboratorio de microbiología para los atlanticenses? Resulta de suma relevancia la importancia de dicho laboratorio, ya que esta locación científica es la encargada de examinar agentes bacterianos de la meningitis aguda (MBA) ocasionada por Haemophilus influenzae, Streptococcus pneumoniae, Neisseria meningitidis, Streptococcus agalactiae y Listeria monocytogenes; además de ello también se estudian exámenes de transmisión sexual, enfermedades transmitidas por alimentos, parasitología, entre otras, que corresponden a patologías como la rabia, malaria, chagas, leishmaniasis cutánea, vicesceral y mucosa, leptospirosis y parasitos oportunistas.

En el caso de alimentos, el laboratorio departamental previene a la población de los alimentos de mayor riesgo y menor riesgo.

En los de mayor riesgo se encuentran: los productos de la pesca y sus derivados, carnes cruzadas de especies mayores y menores, derivados cárnicos, alimentos listos para el consumo elaborados con carne, aguas enviadas, alimentos infantiles, alimentos de baja acidez.

Por otro lado, los de menor riesgo son: cereales y derivados, salsas, dulces y otros.
Si bien es cierto, que la población atlanticense no esta excenta de ninguna enfermedad por las bacterias en el ambiente, el nefasto servicio de tratamiento del agua ha causado enfermedades de todo tipo en niños, jóvenes y adultos; tenemos municipios del departamento esclavizados a convivir con aguas mal olientes y residuales. El sistema de salud, es el encargado de suplir las necesidades asistenciales de los ciudadanos para evitar a toda costa algún impase pero, para llegar a la conclusión de una posible enfermedad es lógica la práctica de estudios y análisis; es ahí donde los laboratorios juegan un rol importante para la conclusión de un diagnóstico. En el caso del Atlántico, el Laboratorio Fisicoquímico departamental se encuentra cerrado y el de Microbiología está en la mira del Invima por la inspección de alimentos. ¿Por qué la Administración aún no se ha pronunciado? ¿Les cuesta invertir dinero en centros científicos para el beneficio de las personas?

Aún así, la Gobernación sigue muy campante y a 21 días para que el señor Eduardo Verano termine su mandato, parece que la carga le quedará a la nueva gobernadora, Elsa Noguera De la Espriella. Queda comprobado que la falta de compromiso y gestión de Verano hacia su pueblo ha dado mucho que hablar por ser catalogado como uno de los peores gobernadores, a quien no le importan las solicitudes y peticiones por parte de los habitantes de su departamento.

Las expectativas y los equipos que dispone el laboratorio de microbiología departamental corresponden a:

Perspectivas
La perspectiva del Laboratorio de Salud Pública del Atlántico, es propiciar la oferta de un grupo de laboratorios, que con calidad e idoneidad realice las pruebas de laboratorio en análisis de alimentos, orientado a las mismas en el mejoramiento de la calidad e inocuidad de los alimentos que perecerían y se distribuyen en la ciudad y el país.

Equipos especializados
*Cromatógrafo liquido Agilent con detector UV-VIS y fluorescencia
*Cromatógrafo liquido Merck
*Espectrofotómetro de absorción atómica
*Espectrofotómetro Genesys 10
*Fluorómetro

Por otro lado, en la solicitud de Sindeatlan también denuncian que, los trabajadores, funcionarios y contratistas misionales de Salud Pública no cuentan con el mobiliario adecuado, necesario y suficiente para cumplir con sus actividades laborales, ya que los utilizados en este momento se encuentran dañados y rotos, además no hay una sala de espera, la seguridad y el personal de servicio de mantenimiento es insuficiente y sin contar que los baños están en estado deplorable.

Los trabajadores de la salud hicieron recordaron que hace meses, a raíz de un aguacero se generó una alerta del pésimo estado locativo de las oficinas de Salud Pública. “Recibieron algo de mantenimiento por parte de la Secretaría General, cosa que solo ocurre en términos de porcentaje en un 000,01% de la necesidad de intervenir infraestructuralmente dicho edificio”, afirmaron.

Siguió explicando el sindicato Sindeatlan que una de las excusas que la Gobernación ha suministrado de manera verbal, es que no se podía intervenir la edificación debido a que el inmueble no pertenecía al departamento. “Tenemos entendido que este obstáculo ha sido superado, razón por la cual consideramos necesario y urgente que se haga todo el proceso precontractual y contractual pertinente para la remodelación de dicha construcción.Y más aún cuando la Gobernación adjudicó más de 20 mil millones de pesos en la expansión de la Plaza de Paz”, manifestaron los sindicalistas.

Cómo es posible que la entidad territorial que monitorea la salubridad y la salud pública en el departamento del Atlántico tenga en esas condiciones precisamente las locaciones de las oficinas de trabajo y en hacinamiento a sus funcionarios responsables de dicha misión.
En ese mismo sentido, también fue puesto en conocimiento al Gobernador Verano, la revisión de las condiciones laborales del 80% de los misionales de salud pública, cuya vinculación en su mayoría supera los 5 años en forma de OPS, o prestación de los servicios profesionales, rompiendo con ello lo establecido por la Corte Constitucional en su fallo S -614 de 2000. “La Corte encuentra que la prohibición a la administración pública de celebrar contratos de prestación de servicios para el ejercicio de funciones de carácter permanente se ajusta a la Constitución, porque constituye una medida de protección a la relación laboral, ya que no solo impide que se oculten verdaderas relaciones laborales, sino también que se desnaturalice la contratación estatal, pues el contrato de prestación de servicios es una modalidad de trabajo con el Estado de tipo excepcional concebido como instrumento para atender funciones ocasionales”.

Cabe recordar que Sindeatlan desde hace algún tiempo viene insistiéndole a la Administración departamental para que presente un proyecto de presupuesto junto con los respectivos estados técnicos, plan y construcción o remodelación del edificio donde funcionan las oficinas de Salud Pública, ya que se encuentran en condiciones deplorables; el estado de hacinamiento en que los funcionarios de salud deben desarrollar sus actividades laborales es total y aunque el servicio es de gran demanda, tampoco cuentan con el transporte para desplazarse a los municipios a fin de realizar a tiempo las actividades preventivas de salud pública.

Por otra parte, no cuentan con una una zona física para la salvaguarda de información documental.

Donde funciona Salud Pública, al igual que otros puestos de trabajo, los funcionarios se encuentran a merced de la desidia y la irresponsabilidad de Administración departamental; los pisos, techos, paredes, ventanas, aires acondicionados, cableados eléctricos y demás elementos podrían colapsar en cualquier momento y generar una verdadera emergencia.

#DIARIOLALIBERTAD

Comentarios