Duque Vs. el Compae Chipuco

0
190

Comentan que el presidente Iván Duque antes del glorioso y apoteósico Paro Nacional del 21N le tocó visitar a muchos países y, en su rutina burocrática y festiva, acostumbra a conversar en la plaza pública como en los tiempos del “Compae Chipuco” con su canción y notas “viajando para Fonseca y me detuve en Valledupar…”, a diferencia que un viejito en un parque le dijo “y usted no es el del ‘Paquetazo’”; a lo que respondió: “es una calumnia del castrochavismo, yo soy el de la Economía Agria que tiene sabor a naranja y, de paso, no gusto de las cacerolas que llegan a freír y a conjurar todo tipo de marchas que me tienen sordo, ciego y mudo”. El presidente acostumbrado a andar con su balón y su tinte arruinador de cabello, con silueta entre viejo y joven, pero, al final, embolatado y enredado como pantomima presidencial con su canción el “Compae Chipuco”, tocando guitarra proselitista que no quiso prestar para entonar letanías y cánticos durante el Paro Nacional del 21N; cuando se le dijo que acompañara el “cacerolazo” hirvió como fumarola de volcán con su voz desgastada y su nariz de Pinocho. Cerca de palacio le preguntó un parroquiano al presidente: “¿Cómo se llama usted?”; contestando: “Yo me llamo Iván y me dicen cariñosamente Alvarito; yo vivía a la orilla del Senado de la Republica, es que los congresistas de Polombia me quieren sacar, son malos vecinos; aunque viva a las orillas del río Cesar como el “Compae Chipuco”; pero, distante del ESMAD, claro, de lo contrario me hubieran bombardeado”.
El presidente siguió cantando su canción favorita “El Compae Chipuco”: “soy vallenato de verdad, tengo las patas bien pintá, con mi sombrero bien alón…”; parecido al sombrero paisa que usó para su campaña y el carriel de su homólogo que lo tiene hundido hasta la coronilla. Yo sé que usted es bogotano y no lo quieren ver ni en las sopas por mantener paralizada a la capital, fue usted el que decretó el paro y su favorabilidad nacional apenas es del 25%. Siguió cantando:” soy vallenato de verdad, no creo en cuento no creo en ná…” Es cierto que el presidente está solo, aunque “cuenta” con su mentor Alvarito, quien aparece con bajo perfil y le bloquearon la cuenta del Twitter; Marta Lucía está que lo quita, tal vez con el apoyo de Fernando Londoño que lo mandó a solicitar una licencia y hacerse a un lado, es más, fue socio de Marta en Interbolsa; Paloma Valencia y María Fernanda Cabal juegan al desgaste internamente. Lógicamente los sectores sociales y las comunidades han sido superiores al denunciar el gobierno de Iván Duque por inepto, represivo y no estar al alcance de las circunstancias que vive Colombia; además, requiere de un verdadero liderazgo y un modelo económico que consulte las necesidades básicas insatisfechas y otras varíales económicas, políticas y sociales.
El presidente con su guitarra antipopular de los nuevos tiempos sigue cantando su himno favorito “El Compae Chipuco”; aclaro que, el Compae no es responsable de sus aciertos desacertados mientras sigue con sus notas: “Aquí tengo mi corazón y parte de mi alegría…”; alegría que se extinguió con los saldos nefastos y posiciones de gobierno, con un pueblo devastado y sin esperanza. Aunque los sinfónicos del cacerolazo despertaron, el arte, la música, expresiones culturales y acciones ciudadanas han demostrado su madurez, grandeza y siguen en la lucha para arrancar del gobierno lo que les pertenece. Es un pueblo que ama la Paz, pero que no se amilana y se levanta enarbolando las banderas de Dylan Cruz, símbolo de la protesta social.
Presidente, el “Compae Chipuco” esta disgustado al saber que su pedazo de acordeón no lo valora, el que le sirvió promeseramente para vender demagogia y éste al saber de su posición vacilante y dilatoria ante las reivindicaciones del paro, óigase bien, le prohíbe cantar su melodía, por sus respuestas no glocales, refiriéndose a los hombres y mujeres del campo y de la ciudad. Ahora quienes los observaron haciendo pinolas con el balón mágico y sentaron su admiración por llevar un circo interno, deben estar arrepentidos y ya no salen a defenderlo porque su gestión de gobierno en vez de aspirar a obtener un buen resultado a cada momento consiste en hacerse autogoles.
Presidente, si vuelve a hablar con el “Compae Chipuco”, dado que prefirió invitar a Maluma, y no tengo nada en su contra, antes que a los estudiantes universitarios que reclaman mayor presupuesto para ciencia y tecnología y luego invita a Palacio a los nuevos alcaldes y gobernadores con soluciones gaseosas y estadísticas trasnochadas y NO concreta nada con el Comité Nacional del Paro y otros sectores, estoy seguro que el “Compae Chipuco” convocara a la reactivación del Paro Nacional. Repensemos a Barranquilla y a Colombia.

Suscríbete a mi página web: www.agorarazon.com

Comentarios