El exdirectivo de la Universidad Distrital, Wilman Muñoz, aceptó dos cargos que le formuló la Fiscalía por el millonario desfalco en la institución. Muñoz aceptó su responsabilidad en los delitos de falsedad en documento y peculado y se declaró inocente del delito de concierto para delinquir.
En la diligencia judicial se señaló que Muñoz utilizó tres modalidades para desviar el dinero de la universidad. La primera, a través de alrededor de 370 cheques que se giró a si mismo por $11.624 millones; la segunda, a través de transferencias a terceros, entre ellos, a su hijo.
La tercera modalidad fue una tarjeta de crédito, la cual utilizó para gastos personales como pagar cuentas de Netflix, almuerzos, ropa de marca, relojes, artículos deportivos, hospedajes en hoteles, tiquetes de avión, citas en lugares para entretención de adultos y hasta un dron.
Según el ente acusador, con recursos de la institución educativa, Muñoz se compró 3 carros (entre ellos una camioneta Lexus modelo 2017, por $100 millones, y un Mercedes Benz, por valor de 210 millones de pesos, que iba para una empresa representada por su hijo), pagó vacaciones a Madrid, y firmó fraudulentamente 300 cheques con los que aumentó su patrimonio en más de $10 mil millones.
Para el ente acusador, el exdirectivo conformó una empresa criminal para desviar 12 mil millones de pesos.
La entidad, además, informó en la audiencia que cuando Wilman Muñoz ofreció su colaboración a las autoridades entregó información falsa, y buscó engañar a las autoridades para desviar la investigación y no entregar los verdaderos nombres del desfalco.
#DIARIOLALIBERTAD

Comenta aquí: