La policía española informó que, con la colaboración de la Interpol, también detuvo a diez colombianos que formaban parte de una organización criminal familiar que también se dedicaba al tráfico de drogas.
Los líderes de esta organización publicaban anuncios en internet en los que ofrecían la opción de adquirir y consumir cocaína durante los encuentros sexuales con las mujeres, lo que denominaban “fiesta blanca”, detalló una fuente anónima que hizo la denuncia comunicándose con el teléfono de atención a víctimas de trata de la Policía española.
La investigación comenzó y los agentes comprobaron la existencia de la red familiar que extendía sus tentáculos desde Colombia hasta España, donde estaba asentada gran parte de la organización.
Todas las víctimas, que se encontraban en una situación muy precaria en su país, eran captadas para ejercer la prostitución y engañadas ofreciéndoles mejorar su situación.
Además de sufrir continuas vejaciones, insultos y amenazas, las mujeres eran amenazadas con rituales de santería y brujería y debían ceder a la red el 40 % de cada servicio sexual. El resto lo tenían que destinar a pagar la deuda contraída con su viaje —más de 3.000 euros– y los gastos de manutención y alojamiento.
En una operación similar, las autoridades ibéricas detuvieron a otras 10 personas y liberaron a 10 colombianas más en una situación casi idéntica hace poco más de un mes, en la ciudad de Zaragoza.
La red también obtenía también recursos del tráfico de drogas que ofrecía a las mujeres y a los clientes. Las ganancias las reinvertían en bienes e inmuebles en España y en Colombia, según informan algunos medios de comunicación ibéricos.
#DIARIOLALIBERTAD

Comenta aquí: