Carlos Mario López, vallecaucano de 29 años de edad que vivía en el municipio de Florida, fue otro de los asesinados en una masacre en zona rural de Corinto, norte del Cauca. Su familia no sale del asombro por su muerte y está llena de preguntas ante lo ocurrido.
Liliana López, hermana de la víctima, asegura que Carlos Mario no tenía amenazas y se destacaba por ser muy amoroso con su familia.
“¡Por Dios! A penas nos estamos despertando de esta pesadilla, él era una persona de bien, no se metía con nadie. No sabemos por qué le hicieron todo esto”, dijo Liliana.
Sostuvo que Carlos Mario, desde hace dos meses, trabajaba en el norte del Cauca en el análisis de estudio de suelos, un tema que le apasionaba y del que se había especializado en la ciudad de Manizales.
“Hacía dos meses, por parte de la empresa en la que laboraba, lo tenían haciendo un proyecto allá de un estudio de suelos”, comentó Liliana.
“A él lo venían a recoger todos los días en una camioneta a las 5:00 de la mañana y se iban después hacia el lugar de trabajo”, añadió.
La mujer agregó que las exequias del ingeniero se realizarán en su natal Florida, Valle del Cauca.
#DIARIOLALIBERTAD

Comenta aquí: