Como una medida para controlar a los vándalos y desadaptados, el alcalde de Cali, Mauricio Armitage, decretó toque de queda en esa ciudad desde las 7 de la noche.
Los desmanes se presentaron en distintos puntos de la ciudad luego de las marchas del paro nacional este jueves.
“Después de ver la manifestación de unas 20 mil personas que concurrieron en paz hasta el CAM, no tengo otra opción que decretar el toque de queda a partir de las 7:00 p.m. Una serie de vándalos, desadaptados y delincuentes están atracando y saqueando negocios. Esto no lo vamos a admitir. Les caerá todo el peso de la ley”, dijo el alcalde Armitage.
Armitage aseveró que cualquier persona que esté en la calle desde esa hora será detenido por la Fuerza Pública.
Por su parte, el secretario de Seguridad y Justicia de Cali, Andrés Villamizar, confirmó la medida que ya fue informada al Ministerio de Defensa y al Gobierno Nacional.
“El esfuerzo de las 20 mil personas que marcharon en paz se vea empañado por actos criminales de unos pocos; eso es muy triste”, resaltó.
Reiteró que las autoridades en Cali “no van a permitir que la ciudad quede secuestrada por unos pocos delincuentes. El Ejército y la Policía van a ejercer la medida”.
Sobre los desmanes e incidentes que ya identificaron explicó que “inicialmente hubo catorce puntos de bloqueo, que aumentaron a 18 y lamentablemente nos siguen llegando reportes de intentos de saqueo en la ciudad”.
#DIARIOLALIBERTAD

Comenta aquí: