“Black Year”

262

Con ocasión de las protestas del pasado jueves bautizadas 21N, que podrían asimilarse al jueves Negro o Black Thursday, y el viernes 22N, el más violento de estos días, el verdadero Black Friday, protestas que continuarán al parecer indefinidamente, hasta que el gobierno dé respuestas creíbles a los marchantes, por lo que podríamos estar en presencia de los Black days, y ojalá no quede en la historia del país como el Black Year o Año Negro, tal el desastre que ha sobrevenido con el gobierno de Duque, aunque afortunadamente con mucha menos violencia de infiltrados de dudosa procedencia, con unas pacíficas pero multitudinarias protestas haciendo sonar ollas y calderos, para decirle al Presidente Duque que debe corregir el rumbo, que sería nefasto para el país que Uribe siga controlando el timón, porque Colombia es mucho más que el Centro Democrático.
Le falta mucho tacto al presidente Duque para reaccionar a hechos tan graves, pues el viernes negro del 22 de noviembre anunció para mañana miércoles conversaciones para escuchar a los marchantes, exactamente cinco días después, como esperando a que el volcán acumulara más lava y que la erupción fuera más devastadora, y ante críticas por esperar tanto tiempo, decidió empezar las reuniones este domingo por la tarde con los gobernadores electos, de los cuales varios le dijeron que no era a ellos a quienes debía convocar, sino a los líderes de las marchas.
No sé si llamarlo estupidez o arrogancia la del Presidente Duque que en lugar de llamar a Palacio a los organizadores de las protestas, como son los dirigentes sindicales, los estudiantes, los representantes de los indígenas, porque repito, en lugar de llamar a los que protestaban, decidió reunirse con los gremios, que obviamente recomendaron al Presidente mano dura contra los marchantes, porque según ellos encabezados por Jorge Enrique Bedoya Presidente de la SAC y del Intergremial, no había ninguna crisis y que no había nada que conversar ni con nadie, como diciendo que la marcha era una masa amorfa que solo quería el caos y que no se podía hablar con vándalos, siempre con la intención de asociar saqueos y destrucción con los marchantes y sus objetivos.
Fieles a la sistemática satanización de la oposición y a todo aquel que ose reclamar y exigirle al gobierno respeto a la ley, atención a los servicios básicos y respeto a los derechos fundamentales del pueblo, el senador Uribe se dedicó por Twitter a decir que vendrían vándalos del exterior a ocasionar destrozos, y como para dar fundamento a esa profecía del expresidente, en el día de ayer cogieron a 60 venezolanos que luego de una “exhaustiva investigación” establecieron que habrían recibido pagos para crear desorden en las marchas, y la fiscalía en lugar de judicializarlos y encarcelarlos, los suelta y los manda a su país, pero si tenían pruebas y los soltaron, cometieron prevaricato.
Definitivamente la actuación de la policía en estas protestas resultó muy extraña: en el Portal Transmilenio de la Nacional los vándalos duraron más de 40 minutos destruyéndola, robaron todos los elementos y el dinero, no hubo ningún policía para detenerlos, tuvieron los propios estudiantes que intervenir y tratar de capturarlos, en la Plaza de Bolívar cuando terminaba la marcha unos 10 o 15 vándalos atacaron la alcaldía con furia, duraron más de 20 minutos, los marchantes se replegaron, quedando los violentos solos ante la mirada atónita de todos y del Esmad que al parecer también se dedicó a mirarlos; en Patio Bonito un mercado Ara fue saqueado quedando los asaltantes en un estrecho callejón quienes salieron corriendo con toda clase de mercancías, como televisores de 50 pulgadas delante de los policías que los dejaron ir sin siquiera meterles una patada. Francamente son muchas las cosas que nos tiene que aclarar el flamante “”nuevo” Mindefensa y el Comandante de la Policía.
Y para corroborar cómo continúan in crescendo las voces sanguinarias del Centro Democrático, estas son palabras de la Congresista estrella del uribismo, invocando con nostalgia el paramilitarismo al que han sido y son tan afectos: “Debemos convocar ya las Reservas activas de la milicia para acompañar la vigilancia en todos los cuadrantes. Hay que proteger a la población civil.” María Fernanda Cabal. Puede estar seguro el Presidente Duque que las marchas son contra Uribe, quien solo con una palabra mágica volvería a Colombia el país más feliz del mundo: Adios!
@alvaronavaspere
@UtopiaCaribe

Comentarios