Indigenas bolivianos protestan por masacre de 12 personas perpetrada presuntamente por la policía

0
142
El presidente de Bolivia Evo Morales, exige al Gobierno de facto boliviano identificar a los autores de las matanzas registradas en Cochabamba, Sacaba y La Paz, en donde la cifra de muertes ascendió a 24 y cientos de heridos en 5 días de represión policial.

Con gritos y consignas bolivianos de la población de Sacaba en las afueras de la ciudad de Cochabamba continuaban las manifestaciones tras la masacre llevada  a cabo por la policia que provocó la muerte de 12 personas.

“Han matado con balas, nos han baleado los militares. Queremos respeto, hemos pedido respeto, hemos pedido que renuncie esa autonombrada presidenta que nosotros no hemos nombrado. Por eso estábamos yendo a marchar a Cochabamba, pero no nos han dejado, nos han matado a nuestros hijos”, dijo una de las mujeres presentes en la marcha.

Otro de los testigos de la masacre expresó que los militares y la policía los golpearon, le quitaron sus billeteras, celulares y lanzaron proyectiles de balas que provocaron heridos y muertos

“Es un momento de terror, lamentable, de tragedia, ver como le pegan a los compañeros, a personas mayores. No respetan, no nos consideran personas, no nos valoran. No se puede decir en otras palabras”, subrayó el joven indígena.

Los choques entre las fuerzas de seguridad y los manifestantes, mayoritariamente cocaleros de pueblos originarios de la región, dejaron más de 100 heridos luego de que se les impidiera  ingresar a Cochabamba para reclamar el retorno de Evo Morales

El director del Hospital México de la localidad, Guadalberto Lara, constató que la mayoría de los fallecidos presentaban disparos y describió la masacre  de Sacaba como la peor violencia que vio en sus 30 años de carrera.

El representante de la Defensoría del Pueblo en la región central de Cochabamba, Nelson Cox, acusó a policías y militares de una arremetida desproporcionada contra la población civil y de incumplir estándares de seguridad internacionales

Por su parte, activistas de los derechos humanos en Bolivia pidieron a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) enviar una misión de verificación al país, después de que el propio organismo internacional advirtiera que las armas de fuego deben excluirse de los dispositivos utilizados contra de las protestas sociales.

No obstante, el Gobierno de facto de Bolivia, encabezado por la autroplocamada presidenta, Jeanine Áñez, emitió un decreto que autoriza el uso de armas de fuego para reprimir las protestas y otorga impunidad a Policía y las fuerzas armadas del país.

#DIARIOLALIBERTAD

Comentarios