Aumentan indígenas venezolanos que viven bajo un puente entre Barranquilla y Soledad

224

La cantidad de indígenas que hoy viven bajo y e n los alrededores del puente peatonal, que divide la ciudad de Barranquilla con Soledad es incalculable, la situación se torna cada vez más compleja, ya que estas personas tienen prácticamente este punto invadido y, lo que es peor aún, viven en condiciones infrahumanas.

Más de 80 indígenas Yukpa procedentes de Venezuela han ocupado desde hace más de 7 meses el espacio público debajo del puente Murillo con la carretera de la circunvalar. Lo que ha convertido esta migración de personas en una problemática social, la cual le urge de manera pertinente una intervención por parte de las autoridades, como también de los entes gubernamentales y el ICBF.

Con el correr de los días se han acentuado más personas en este lugar, prácticamente
los dos extremos del ya mencionado puente están siendo ocupados por estas personas que huyeron de la crisis que afronta el vecino país. Isabel Romero, integrante del grupo de indigenas señaló que los quieren retirar del sector por estar invadiendo el espacio público, pero expresa que a diario son arrojados a la zona cualquier cantidad de desechos sin que nadie haga control del tema, también señaló que como pueden tratan de tener el lugar en buenas condiciones, realizando todo tipo de limpieza con las basuras que allí se depositan a diario.

Entre estas personas que llegaron hace poco al lugar, se conoció que hay 3 mujeres embarazadas, 9 niños y 2 adultos mayores.

¿Pero qué se puede hacer para ponerle fin a esta situación?

En una reciente visita a la ciudad de Barranquilla, el gerente de fronteras, Felipe Muñoz, aseguró que se está estudiando la posibilidad de elaborar un diagnóstico para tomar medidas con la llegada de más de 16 comunidades indígenas provenientes del vecino país por la crisis humanitaria.

Por otro lado, también el Distrito adelantó un proyecto de intervención para evitar que más lugares sean ocupados indebidamente, pero parece que de nada ha servido. Es tan triste ver a diario cualquier cantidad de colchones y enseres regados por toda esta zona, como también el foco de enfermedades que invade el lugar, lo que sin duda alguna ha generado también contaminación e insalubridad, que no puede seguir aumentando.

El plan del Distrito consiste en una intervención conjuntas con la Secretaría de Control Urbano y Espacio Público, y la Agencia Distrital de Infraestructura (ADI), la cual busca evitar la ocupación ilegal del espacio público.

Como también expresaron lo siguiente: “Con zonas verdes y mayor iluminación en estos puntos, pretendemos que no se generen más invasiones”, dijo el Secretario de Control Urbano y Espacio Público, Henry Cáceres.

#DIARIOLALIBERTAD

Comentarios