“El Cari debe pero también le deben, y no puede pagar, porque no le pagan”: Beltrán

0
313
Hospital Cari de Barranquilla.

Ante la protesta del miércoles por parte de Anthoc en las instalaciones del Hospital Universitario Cari ESE, Ulahy Beltrán, gerente de dicho hospital, manifestó que siempre ha mantenido relaciones cordiales con el Sindicato y considera que es lógico que se sientan afectados en sus intereses como trabajadores pues con el embargo se dejaron de pagar unos recursos que iban destinados a ellos, así como a quienes están vinculados por órdenes de prestación de servicios.
Según Beltrán, “el tema es complejo, porque el Cari tiene 30 procesos ejecutivos en contra con acreedores que hasta ahora no han podido embargar por la defensa jurídica adelantada por el hospital, teniendo esos procesos cuantías y pretensiones iniciales por valor de 43 mil millones de pesos”. Agregó que el embargo actual “trata de un proceso ejecutivo instaurado a finales de 2017, en el que se libró mandamiento de pago en enero de 2018, por valor de $ 2.029’332.104.oo, (solo capital) y que correspondió al Juzgado Dieciséis Civil del Circuito. Desde ese momento el hospital ha defendido la inembargabilidad de los recursos del hospital, en razon a que los recursos proceden del sistema general de seguridad social en salud. En este momento el proceso se encuentra avanzado y está en los juzgados de ejecución civil y la medida dictada por el juez, tiene retenidos $900 millones de pesos que hacen parte del último pago recibido del proceso liquidatorio de Caprecom EPS. Sin embargo el hospital ha generado los recursos y continuará ejerciendo las acciones que en derecho hubiere lugar”.
La obligacion dineraria que da origen al proceso proviene de la ejecución de un contrato de asociación que el Hospital celebró con Laboratorios Falab.
Agregó que “si bien es cierto el Cari debe dinero a sus acreedores, al Cari también le deben las EPS y por eso no ha podido históricamente pagarle a sus acreedores y ante el no pago de las atenciones realizadas a los pacientes afiliados a dichas entidades, no puede pagar a su vez sus obligaciones a los diferentes acreedores y parte de las consecuencias de ese no pago, son los embargos que afectan el funcionamiento de la entidad, y ahí se resume gran parte del problema de los hospitales públicos en Colombia: atienden, facturan, cobran, no les pagan y entonces los acreedores los embargan y los paralizan”.
Por esa razón según Beltrán, “la fórmula del operador que se definió para el Cari, trae consigo el pago de los pasivos que tiene el hospital lo que obviamente tranquilizaría a los acreedores pues así se les estaría garantizando el pago de su plata que están tratando de recuperar hoy vía embargo”. Sobre el proceso de escogencia del operador dijo que “se encontraba suspendido por la gerencia esperando la respuesta de la Procuraduría General de la Nación ante el comunicado que le envió el CARI desde el 25 de octubre desvirtuando las 12 observaciones que el ente de control le formuló al proceso que adelantaba el hospital para conseguir el operador”.
“Ojalá tuviese igual celeridad el ente de control en respondernos a la que tuvo en atender una queja de un acreedor y enviar un oficio al hospital casi de manera ‘express’ en cortísimo tiempo”, manifestó el funcionario.
“Finalmente se llegaron a unos acuerdos con Anthoc para generar acciones conducentes al pago a los trabajadores”, concluyó Beltrán.

#DIARIOLALIBERTAD

Comentarios