La falta de atención y la permanente ‘bailada de indio’ que recibe de parte de Medimás, desbordaron la paciencia de Alfredo Castro Rolong, quien decidió descargar su impotencia, lanzando piedra contra la sede de la dependencia en el norte de Barranquilla

El usuario recibió como amonestación un comparendo educativo por el Código de Policía, sin embargo manifestó no arrepentirse de lo que hizo, pues considera que es una falta de respeto permanente con los usuarios, el tratamiento que les dan permanentemente sin recibir la atención en salud que requieren.

El hombre de 48 años, quien padece de problemas de columna durante la última década, aseguró que llegó a las 7:00 de la mañana para cumplir una cita con neurocirugía que logró obtener después de al menos tres meses de intentar conseguirla.

“Vivo en Soledad y no saben el esfuerzo que debo hacer tanto físico como económico para venir aquí a cumplir la cita. Sin embargo, ahora me dicen que solo atienden después de las 2:00 de la tarde porque el neurocirujano solo está a esa hora y nadie me da solución”, relató.

#DIARIOLALIBERTAD

Comentarios