Revelan la afición de Pablo Escobar por los juguetes sexuales

0
383

El desaparecido narcotraficante Pablo Escobar sigue siendo noticia por el estilo de vida que llevó mientras era uno de los criminales más temidos del mundo. Según reveló un libro, el capo era un fanático de los juguetes sexuales, los baños elegantes y los dibujos animados que ridiculizaban a Estados Unidos.

El libro fue escrito por Steve Murphy y Javier F. Peña dos agentes retirados de la DEA que entregan detalles inéditos de los cinco años en los que Escobar estuvo en prisión después de que se entregara en 1991.

Si bien estos hombres ya conocían al narcotraficante un año antes de su aprehensión, pues analizaban sus movimientos criminales para el Departamento de Justicia de los Estados Unidos, poco conocían de su vida privada.

El jefe del Cartel de Medellín construyó elegantes suites en la prisión donde permaneció y puso a su propia gente a cargo de las instalaciones mientras continuaba dirigiendo su imperio del narcotráfico.

“Cazadores: como atrapamos a Pablo Escobar”, es el título del nuevo libro que desde ya está causando sensación. “La prisión era más o menos lo que sospechábamos: un club de campo lleno de artículos de lujo, como televisores de última generación, refrigeradores y equipos estéreo”, narró Peña en el libro.

Los agentes afirman que el narco pocas veces dormía en la celda, en vez de eso, “usaba las cabañas cercanas para fiestas y las alternaba para dormir en cada una de ellas. Todos estaban bellamente decorados, con macetas, cestas colgantes y lujosas tapicerías y cortinas. Uno de ellos tenía un baño construido como un búnker, con paredes de cemento reforzado que debían tener más de 3 pies de espesor ”.

En ‘La Catedral’ como se conocía la prisión ubicada en cercanías a Envigado, Antioquia, los agentes y la policía encontraron “batas con encaje y juguetes sexuales, incluidos vibradores, todos ordenados en un armario. En los archivos de correspondencia de Escobar, que estaban sorprendentemente ordenados y metódicamente organizados, guardaba todas las notas amenazadoras de sus enemigos “, se lee en el libro.

Sin duda una de las cosas más extrañas que hallaron en la celda fueron una cartas de supuestas madres “que ofrecían a sus hijas para tener sexo con el narcotraficante“.

Los dos agentes sobrevivieron a su tiempo en Colombia, a pesar de que cada uno tenía una recompensa de $ 300,000 en sus cabezas, y su trabajo formó la base del exitoso programa de Netflix “Narcos”. Murphy se retiró de la DEA en 2014, mientras que Peña se retiró un año después.

#DIARIOLALIBERTAD

Comentarios