Dos menores, de 4 y 9 años, murieron calcinadas al incendiarse en su totalidad la habitación donde dormían en una casa del barrio San Luis, en la carrera 2C número 92-39, al sur de la capital del Atlántico.

Por autorización de los padres, las menores fallecidas respondían a los nombres de Neftalí Antonella Sánchez Salazar, quien tenía apenas 4 años y Kelery Ibarra Salazar, de 9 años, quienes presentaban quemaduras en todo el cuerpo, falleciendo en el lugar de los hechos.

Las autoridades de Policía de la misma manera manifestaron que el padre de una de las niñas, la de 9 años, José Antonio Sánchez Naranjo, de 30 años, de nacionalidad venezolana, también presenta quemaduras en sus manos y otras partes del cuerpo al tratar de salvar las menores que se encontraban en la habitación, pero las llamas ya eran muy fuerte y no pudo ingresar a la misma para sacarlas. La madre de esta niña, Julieth Salazar Reales, de 32 años, presenta afecciones respiratorias debido a la inhalación de humo.

Se informó que estas dos últimas personas fueron trasladadas al Hospital San Ignacio donde recibieron atención médica. También fue afectado por el humo un menor de un mes de nacido, pero que se encontraba en la habitación de sus padres.

Betsaida Martínez, madre de una de las menores fallecida.

El teniente César Fonseca, subcomandante del Cuerpo de Bomberos de Barranquilla, quien estuvo acompañado de otros operarios y dos máquinas, manifestó que se estaba adelantando la investigación del caso. Hay una versión que parece un abanico tuvo un corto circuito y por allí se iniciaron las llamas, que en cuestión de segundos se apoderaron de la habitación, donde dormían las dos menores.

En la investigación también se encuentra personal del grupo de vida de la Sijin, así como la Fiscalía y funcionarios del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar.

Testigos

Uno de los testigos presenciales del incendio de ayer en la madrugada en el barrio San Luis es David Graterol, además amigo de la familia afectada, reside en la misma vivienda y trabaja con José Antonio Sánchez Naranjo, padre de una de las niñas fallecidas y dijo que estos se habían acostado temprano debido a que llegaron cansados de sus labores cotidianas.

Los dos hombres duermen por separado. José Antonio con su esposa y un bebé de un mes en un cuarto y las dos niñas que fallecieron en otra habitación.

Cuenta David: “Ya estábamos durmiendo y escuché que las niñas gritaban porque se estaban quemando. Cuando salimos a percatarnos las llamas estaban muy altas”.

Señaló que el padre de las niñas trató por todos los medios de meterse al cuarto pero era imposible, hasta el punto de sentirse impotente al ver que las menores eran arropadas por el fuego.

De otro lado, David señaló: “sacamos al bebé que estaba en el otro cuarto con los padres y después tratamos de ingresar a la otra habitación, pero no logramos entrar porque las llamas eran demasiado altas, incluso, el papá se quemó porque intentó entrar pero no pudo”.

Indicó que hubo colaboración de los vecinos que de igual manera salieron de sus casas a colaborar.

“Yo como a las 12 de la noche estaba viendo televisión y escuché unos gritos de auxilio y pensé que estaban atracando a una persona y cuando salgo veo las llamas por el techo. Cuando llegué a la casa la reja estaba cerrada, pero otra vecina se la voló y en ese momento estaban abriendo la puerta. A él le pasaron un bebé de un mes y a la vez yo lo recibí”, dijo el vecino Arnulfo Rodríguez.

El Capitán Jaime Pérez y el teniente César Fonseca inspeccionando el lugar del incendio.

Madre de la niña de 4 años

Este martes en la mañana en las dependencias de Medicina Legal se encontraba Betsaida Martínez, la madre de la niña Neftalí Antonella Sánchez, de 4 años. Se encontraba muy adolorida por la pérdida de esta infante, hija además de José Antonio Sánchez y quien vivía con su madrastra Julieth Salazar Reales.

La mujer manifestó que era natural de Valencia, Venezuela. “Nos vinimos para Colombia hace un año por la situación económica de ese país”, dijo la joven que no cesaba de llorar.

Cuenta que ella se había separado de José Antonio, también venezolano, hace como dos años, ella decidió formar un hogar con un barranquillero, quienes tienen un hijo de un mes de nacido. Neftalí Antonella había sido registrada con los apellidos de ellos.

Manifestó que pese a estar separada del papá de la niña, siempre estaba atenta de ella y llamaba para saber cómo estaba, pero hace cuatro meses que no la veía.

“Yo la llamaba a ella. Tenía como cuatro meses que no la veía. Ella era muy dulce, noble”, dijo la mujer en las afueras de Medicina Legal.

De acuerdo con los informes conocidos ayer, los cuerpos de Neftalí Antonella y su hermana de crianza permanecerán varios días en Medicina Legal, porque como quedaron los cuerpos calcinados deben ser sometidos a varias pruebas para lograr plenamente su identificación.

#DIARIOLALIBERTAD

Comentarios