Se requiere un pacto nacional

0
205

Los eruditos en materia política han pregonado a través de la historia que la salud política de todo gobierno se mide por la gobernabilidad que este tenga, al mismo tiempo por la capacidad de proponer iniciativas políticas en cuanto a la implementación de reformas benéficas para sus gobernados, todo lo cual se consigue imponiendo su visión favorable para los ciudadanos.
Esta –la gobernabilidad– es algo que se puede medir por el reconocimiento de la opinión pública, que para decir verdad no es un aspecto que esté lo suficientemente claro para el actual gobierno, teniendo en cuenta los resultados electorales del pasado 27 de octubre y la última encuesta, aspectos que no quedaron lo suficiente claros para el actual mandatario Iván Duque.
Por otra parte, hay que traer a colación el poco apoyo de las fuerzas políticas en el Congreso, en donde la situación no la tiene muy clara, le están tumbando los ministros, no tiene una coalición mayoritaria y las fuerzas que no son partidistas están anunciando paros y jornadas de protestas, acontecimientos que nos levan a la fácil conclusión que el actual gobierno se encuentra atravesando por indiscutibles apremios políticos.
Muchos de nuestro lectores se dirigen a nuestra redacción para indagar por qué se están presentando estos inconvenientes en el gobierno de Iván Duque, sobre este tópico hay que decir que una de las razones es que el Presidente le entregó la agenda a su partido, esa agenda a él le venía funcionando bien, pero le cedió todos los cargos públicos al Centro Democrático, desconociendo a los demás partidos que lo acompañaron en su elección y a quienes no les otorgó ninguna participación, por lo que en la actualidad cuenta con una coalición insuficiente, es decir sin agenda y sin coalición lo que equivale a decir, casi sin timón para manejar los asuntos de carácter político de su gobierno.
Y ahora con motivo del anunciado paro el 21 de noviembre y las peticiones de nuevas mociones de censura para sus ministros, surgen nuevas expectativas en el actual Gobierno. Eso significa que si se siguen utilizando los mismos métodos que han generado la actual situación, lo que ha acarreado la baja gobernabilidad y el poco apoyo político, la zozobra que produce la protesta social continuará y si se sigue aplicando la misma receta seguirá sucediendo lo mismo, es decir si el Presidente Duque no retoma la agenda y no fabrica una coalición mayoritaria a su favor , le quedará muy difícil “emparejar la cargas”.
Como se recordará, en su elección presidencial le fue bien a Iván Duque, porque mantuvo el apoyo de su partido de derecha, cuando se arrimó al centro obtuvo mayor apoyo de opinión; pero esas masas lo pueden abandonar porque comenzaron a percibir que está gobernando exclusivamente para su partido.
Se habla en estos días de un Pacto Nacional que el propio Iván Duque pregonó durante su campaña y lo corroboró el día de su posesión como Presidente de Colombia, cuando prometió que desde ese día se dedicaría a gobernar “para todos los colombianos”.
Hay que recordar que ese mismo día el perdedor Gustavo Petro anunció en su discurso –reconociendo su derrota–, que sacaría al país a la calle, si el actual presidente no implementaba las políticas que él (Petro) propuso en su campaña, es decir que Duque tenía que gobernar con la agenda de Petro, quien siguió en campaña ese mismo día.
Hoy destacamos el férreo llamado a no caer en el odio ni la destrucción, que hizo la Vicepresidente de la República, Marta Lucía Ramírez a los colombianos, afirmando que a nuestro país hay que sacarlo adelante trabajando, construyendo, cumpliendo las normas, sobre todo, la del respeto a los demás, desmintiendo el discurso que están manejando los promotores de la protesta del 21 de noviembre.

Comentarios