El valor de las audiencias públicas

0
153

Como lo hemos reiterado en este mismo espacio editorial, la participación ciudadana en el manejo de los asuntos públicos de Barranquilla, el Atlántico y la Región Caribe, sigue siendo baja. Ni siquiera las organizaciones comunales la expresan en forma clara, pues sus funciones son vagas y sus relaciones con las entidades públicas parecen estar viciadas de contraprestaciones con aproximaciones más que todo a los intereses que involucran la politiquería.
Un hecho que siempre debemos tener en cuenta los costeños al momento de escoger a nuestros representantes en los altos cargos gubernamentales y en las diferentes corporaciones públicas es el futuro de nuestra región, como un propósito íntegro y solidario, para que su importancia como centro de grandes potencialidades económicas y turísticas sea reconocida en el ámbito nacional e internacional.
No hay que olvidar que una de las fortalezas que tiene nuestro país para acceder con mayor realidad a los mercados internacionales, es la Región Caribe y con ella la ciudad de Barranquilla y el departamento del Atlántico, por tal razón debemos iniciar ese camino, empezando por elegir a quienes ofrezcan realmente un programa acorde con esta situación.
La oportunidad de definir estrategias a favor de cada zona de nuestra Región Caribe, conlleva a trabajar en una más amplia política tributaria, con miras a traer inversión, fortalecer las líneas de créditos a los microempresarios y desarrollar cursos de capacitación para que los exportadores puedan extender sus ventas.
Nuestra región necesita constituirse en una plataforma de exportación y epicentro de la inversión nacional, para vislumbrar un mejor futuro del país, haciendo buen provecho de su ubicación y la gestión administrativa que deberán desarrollar los altos funcionarios del Departamento y el Distrito.
Algo que nos permitimos recomendarle a nuestros actuales mandatarios y a los componentes de las corporaciones públicas conformadas a través de la elección popular, es la realización de foros de interés ciudadano, ya que estos son muy útiles para reunirse con la comunidad, con el fin de discutir las causas y posibles soluciones de los problemas que tenemos que afrontar a diario. El gobierno no siempre conoce los intereses de la ciudadanía. Por este motivo, las audiencias públicas pueden ayudar a reconocer nuestras aspiraciones, valores, experiencias personales y comunitarias, para en un momento dado, presentar propuestas concretas a los gobernantes de turno. Sin lugar a dudas, estos eventos constituyen la mejor oportunidad para que los altos funcionarios demuestren su interés y responsabilidad con la comunidad; por ello, consideramos que es allí, donde la ciudadanía puede conocer a viva voz el pensamiento y las propuestas para cada área o sector que aspire a desarrollar el Senador, Representante, alcalde o el gobernador, a más de ser una forma directa de relación con sus gobernados. En este sentido, cada evento de esta naturaleza que sea organizado para dar a conocer los puntos de vista del Gobernador del Atlántico, de la Alcaldía del Distrito de Barranquilla y de los municipios de esta sección del país, reviste no solamente una gran importancia para la ciudadanía en el sentido que amplía su análisis, sino que desde este escenario se puede percibir la seriedad y el compromiso que por el desarrollo del Departamento y de la urbe, tiene cada uno de ellos.
De igual forma cumplen esos espacios el objetivo de debatir y confrontar con altura las tesis de los opositores, todo dentro de un propósito sano, democrático y conveniente para la opinión pública.

Comentarios