Invasión del carril de Transmetro, otro dolor de cabeza para Soledad

*Hasta piques realizan en presencia de los transeúntes.

Es tan popular ver a diario cientos de vehículos transitar por el carril de uso exclusivo del transporte urbano Transmetro, las escenas acompañadas con todo tipo de maniobras se presentan a diario sobre la calle 45, más conocida como la avenida Murillo, cientos de vehículos descienden del puente metropolitano, ubicado en la calle ya mencionada con la avenida Circunvalar, este tipo de prácticas pone en riesgo la vida de muchos transeúntes que concurren por el lugar.

¿Pero se debe esto a una falta de cultura vial o simplemente es una cuestión que deja el afán de querer llegar rápido a nuestro destino?, pero viendo un poco más a fondo este tema; ¿será que Soledad se quedó corto con sus vías de acceso para la gran cantidad de vehículos que hay hoy en día?

A cualquier hora del día estos infractores hacen de las suyas por el carril que le pertenece a los articulados de la ya mencionada empresa, la cual moviliza aproximadamente mas de 25mil personas a diario, estas practicas han puesto en riesgo en mas de una ocasión a los soledeños, el claro reflejo es la cantidad de accidentes y lesionados que ha dejado a lo largo este tipo de actividades.

A pesar que cada estación cuenta con una cámara de seguridad, justamente para los infractores, las estaciones Pacho Galán y Pedro Ramayá, ubicadas en el barrio Las Moras y Villa Estadio respectivamente, son las estaciones donde más se presentan todo tipo de infracciones; menores de edad a bordo de bicicletas, en ocasiones con prendas alusivas a instituciones educativas, esperan el articulado y se agarran de la parte trasera del bus, motocarros con pasajeros a bordo, taxis a gran velocidad y hasta motos compitiendo, son una de las tantas “películas de acción” que se viven a diario.

El caos aumente en hora pico, a eso de las 6:00 pm es casi que imposible transitar por las estaciones ya mencionadas, el gran flujo tanto de personas, como de vehículos, hacen de esto una situación tediosa para las comunidades aledañas. Varios tipos de denuncias han realizado las personas que residen cerca y ven cómo este tema se sale de control. Otro factor que se le puede sumar a este tema de invasión, es el de mujeres en los semáforos con niños de brazos vendiendo dulces y también del lado del carril prohibido.

Una problemática que ha venido en aumento, pero cada quien pone su grano de arena; tanto las personas que hacen caso omiso a la norma en sus vehículos, como las personas que venden dulces o limpian los vidrios en los semáforos. Lo que evidencia una pronta intervención de la alcaldía del municipio, el tránsito y hasta del mismo ICFB (Bienestar Familiar), esto con respecto a las mujeres que exponen sus vida junto con las de sus hijos a cualquier hora del día, sin que exista algún control sobre ellos.

Una de las personas que hace el llamado expresó lo siguiente: “A esta situación hay que prestarle mucha atención, cualquier cantidad de accidentes han ocurrido en los últimos años, muchas veces uno está dentro de la estación cuando pasan los buses a gran velocidad, de esta forma queda uno expuesto porque las puertas de las estaciones permanecen abiertas, acá los conductores se vuelan el semáforos en rojo, no respetan que uno va a atravesar, jóvenes en motos y en bicicleta se pegan de los buses y hasta hacen piques.

Pero lo que ha llamado la atención de estos barrios es la cantidad de mujeres que también invaden el carril con niños de meses, esto para vender dulces, hace poco una de ellas fue arrollada por una moto, el cual se dio a la huida. Sobre estas personas que sabemos que lo hacen por necesidad y en su mayoría son venezolanas, a diario exponen la vida de los pequeños y la de ellas, es necesario que le pongan la lupa a esta situación antes que sea demasiado tarde”. Indicó Mónica García.

#DIARIOLALIBERTAD

Comentarios