*Se pensó que al adquirir y demoler las tradicionales viviendas, ubicadas frente a la iglesia, se iniciaba la construcción de la nueva plaza central de Soledad. Pero no fue así, quedó aplazada.

En aquella época, cuando avanzaba la construcción de la Catedral Primada de Barranquilla, llamada ‘Santa María Reina’, producto de las campañas que constantemente se llevaban a cabo para obtener los fondos para su inversión; especialmente cuando surgía el trabajo mancomunado de cada año, en agosto, llamado ‘mes de la catedral’, porque en ese período, los organizadores,  patrocinadores y la comunidad religiosa, encabezados por el Padre Víctor Tamayo intensificaban la labor social y católica, a través de eventos guiados por el éxito del primer Teletón de Chile y los organizados en Bogotá; entonces acá con esa inteligencia a ‘flor de labio’, lo sembraron y le llamaron y llaman ‘Catedratón’, una acción ‘agostina’ para bien de nuestra Catedral.

Pero ¿a qué viene eso?, dirán o se preguntarán mis amigos soledeños, a quienes les respondo con respeto y con recuerdos de ese entonces, cuando en el predio que quedaba y queda frente a dicha Catedral, carreras 45 y 46, calles 53 y 52, algunos inversionistas pretendieron construir edificios o torres de propiedad horizontal, cegando de paso su entrada principal. Surgió entonces la voz de Dios que es la voz del pueblo, la que se ‘paró firme’ y negaron dicho propósito, creando allí de inmediato o de una, la ‘Plaza de la Paz’, construida en concreto armado  con algunas modificaciones necesarias para su utilización constante, porque ha servido para todo y está considerada como el punto más importante de Barranquilla para los menesteres sociales, culturales, políticos y demás. Es decir, carnaval, marchas y manifestaciones.

En su primera administración departamental, 2008 – 2011, el Gobernador del Atlántico, doctor Eduardo Verano De la Rosa, le dio un giro o cambio a la ‘Plaza de la Paz’, para bienestar de sus usuarios, con espacios funcionales e inteligentes. Entonces nos dijimos que con su intervención en Soledad, al convencer a los viejos propietarios de los tradicionales e históricos inmuebles de la zona este u oriental, que colindaban con el frente de la entrada principal de la iglesia de San Antonio de Padua, todos estábamos creyendo en un ciento por ciento de que antes del final de su segundo mandato, 2016 – 2019, colocaría protocolariamente la primera piedra para mostrar el interés que tiene la Gobernación del Atlántico, en entregarle una auténtica Plaza a Soledad.

Hay quienes dicen que ahora estamos “con el pecado y sin el género”, o sea con un cipote playón surtido de escombros y de reminiscencias: ‘Santa Helena’ de la familia Ucrós Barrios, la que en un espacio amplio y bien preparado montó la sede de la pequeña empresa de transporte de servicio público ‘Automotores Ucrós’, licencia que compró el dirigente Hernando Miguel Villarreal Rojas, para convertirla en Transportes Soledad, Transoledad; la casa de Doña María Tirado, esquina conocida por los soledeños, en especial por los que hacían diligencias en el Caserón de la Alcaldía Municipal, hoy Museo Bolivariano sin uso: ‘La Campana’ de Fermín y Juana, con nombre para el ambiente ‘roncero’; la casa de Don Juan Salas Orozco, el ‘monje’ católico que se inventó los ‘rosarios’ dominicales a las dos de la tarde, antes de los bautizos.

En fin, hay muchos personajes, hechos y casas en este sector del Centro Histórico de Soledad, el que hoy está ‘mocho’ y que con ese amor histórico y comunitario memoramos, pero bien valdría la pena que el Señor Gobernador, ya con ‘el sol a su espalda’, le dijera al pueblo soledeño, que deja asignadas las partidas presupuestadas y/o algunos ítems en el nuevo presupuesto 2019, del departamento del Atlántico, para que su sucesor o sucesora, con los nuevos diputados de Soledad, nuestros concejales y alcalde o alcaldesa, se integren en un equipo solidario pro plaza parque frente a la iglesia parroquial, y podamos ‘sacar pecho’ y decir esta es Soledad y punto.

Me permito anotar que la próxima plaza central o como la quieran llamar, colindará con el edificio del viejo Teatro ‘Olimpia’, casas de Iván y Ramiro Domínguez Gaitán, Escuela o Institución Educativa ‘Eufemia de Benedetti’, casas de: la familia Bolívar Barros, del médico Luis Arraut Donado, de Alfonso Luis De la Hoz Carrillo, de las familias Rosales Ucrós, de Alfrdo Ucrós, padre del candidato a la Alcaldía, Rodolfo Ucrós Rosales, de Esteban Mosquera Donado e Instituto Oficial de Bachillerato de Soledad  Inobasol, y de todos los transeúntes como yo, por dicha zona. OVIGRA

Comenta aquí: