Personal del CTI de la Fiscalía se encuentra al frente de la investigación del incendio que se presentó en la madrugada del miércoles en el Juzgado Quinto Civil del Circuito de Barranquilla, el cual se encuentra ubicado en el octavo piso del edificio Lara Bonilla, más conocido como el Centro Cívico.
Como es de conocimiento, el archivo de este juzgado quedó convertido a cenizas, a consecuencia de la conflagración, que según las autoridades se inició a las 5:30 de la madrugada y los bomberos controlaron la emergencia después de las 7 de la mañana.
Se informó que el fuego había arrasado con todo, en el caso de escritorios, equipos de oficina, computadoras, impresoras, discos compactos, y los archivos de los expedientes que cursan allí.
El origen de las llamas aún no se ha podido establecer, una primera línea de investigación apunta a un posible corto circuito en el sistema del aire acondicionado, sin embargo, en materia judicial no se descartan otras posibles causas, incluso manos criminales.
El fuego fue descubierto a las 6 de la mañana por un funcionario del complejo judicial encargado de poner a funcionar, todos los días a esa misma hora, el sistema de luces y aire acondicionado de la edificación.
Al parecer, cuando realizó esta operación ya las llamas tenían aproximadamente media hora de estar consumiendo el juzgado.
El despacho judicial blanco de la conflagración está a cargo de la doctora Candelaria Obyrne, y conoce de negocios de gran envergadura, es decir, de cuantías a partir de los 123 millones de pesos en adelante.
Son negocios ejecutivos ordinarios sobre líos de tierras, contra entidades financieras, entre muchos otros.
Por esta razón las autoridades judiciales tienen los reflectores sobre el caso, pues todos los expedientes fueron pasto del fuego.
La tarde del miércoles el Consejo Seccional de la Judicatura expidió una resolución suspendiendo las actividades en el Juzgado Quinto Civil del Circuito, e interrumpiendo los términos para los procesos que allí cursan.

Comenta aquí: