El Giro de Italia del próximo año desveló su recorrido en su edición 103, que recorrerá entre el 9 y el 31 de mayo, partiendo de Hungría y finalizando Milán, que tendrá al ecuatoriano Richard Carapaz como campeón a vencer. Dentro de los presentes estarán Peter Sagan, una novedad absoluta para la ‘carrera rosa’.
Será un Giro para todos los gustos, que cumple adecuado trayecto para los velocistas, tres pruebas contrarreloj, siete etapas de montaña y unas subidas históricas, con el Stelvio como ‘Cima Coppi’ (de esta edición, según comunicaron los organizadores en un evento celebrado en Milán.
Lo hicieron con Richard Carapaz, vigente campeón, y Peter Sagan como anfitriónes especiales. El eslovaco, triple campeón del mundo, ratificó que su efecto en competir en la carrera rosa y su equipo, el Bora, lo hizo oficial con un texto de Twitter durante la presentación.
El Giro de 2020 saldrá de Hungría, con una prueba contrarreloj enteramente disputada en la capital Budapest, y con otras dos etapas, que favorecen antes de a los velocistas, antes de trasladarse a Italia y comenzar a recorrer la península a partir de Sicilia.

Peter Sagan, ciclista eslovaco.

Sin descanso alguno entre la tercera etapa en Hungría y la cuarta, entre Monreale y Agrigento, los corredores empezarán a cargas sus piernas de kilómetros y a enfrentar las primeras subidas exigentes, con una quinta etapa que les llevará al Volcán Etna.
La quinta etapa será la primera con final en alto, y se vislumbra una ascensión a partir del lado norte del Etna, en un primer tramo de Giro que podría seguir favoreciendo a los velocistas. No hay particulares escaseces montañosas hasta después del primer día de descanso, entre la novena y la décima etapa.
Los ciclistas recorrerán Italia hacia el norte, abordarán las regiones de Calabria, Puglia, Abruzzo y llegarán en la segunda y tercera semana de competición a la Emilia-Romagna, para galardonar a Marco Pantani, y al Veneto.
Justamente, en la 14a etapa, se pasará por las tierras del Prosecco, un vino espumoso típico de las zonas de Conegliano y Valdobbiadene, famoso en todo el mundo.
Cuatro de las últimas cinco etapas largas, antes de la contrarreloj final, prevén subidas exigentes y solo da decimonovena prueba fomentan a priori a los velocistas, que deberán darlo todo para proteger su clasificación. Todas las cinco etapas tienen un recorrido que supera los 200 kilómetros.
La decimosexta opondrá a los corredores una triple escalada al Monte Ragogna; la decimoséptima cuenta con un desnivel de más de 5.000 metros y subidas al Forcella Valona, Monte Bondone y Paso Durone.

La “Cima Coppi” de esta edición llegará en la 18a etapa y será el Stelvio (2.578 metros de altura) y, como ya mencionado, tras una decimonovena etapa más accesible a los velocistas (de Morbegno a Asti), llegará una prueba de 200 kilómetros entre Alba y Sestriere.
Los escaladores sentenciarán allí la carrera rosa, antes de la contrarreloj final de 16.5 kilómetros enteramente plana que se realizará en Milán, entre Cernusco sul Naviglio y la plaza del Duomo.

Comenta aquí: