Un informe del Banco Mundial señala que el crecimiento en África se mantuvo lento en 2019, obstaculizado por la persistente incertidumbre de la economía global y el ritmo insuficiente de las reformas internas.
Según explica Albert Zeufack, economista principal para África del Banco Mundial, cuatro de cada diez africanos, o más de 416 millones de personas, vivieron con menos de 1,90 dólares al día en 2015.
Si no se logran realizar esfuerzos eficaces para crear oportunidades económicas y reducir el riesgo para las personas pobres, la pobreza extrema se convertirá en un fenómeno africano para 2030, con el 90% de los pobres del mundo viviendo en el continente, en comparaсión con el 55% que eran en 2015.

Agregó que “las economías de África no tienen inmunidad frente a lo que está sucediendo en el resto del mundo, y esto se refleja en las bajas tasas de crecimiento en toda la región”, manifestó el economista.
El informe hace referencia a una incertidumbre global que está afectando el crecimiento de otras regiones. Hace alusión a la espera por un crecimiento del PIB que disminuya significativamente en regiones emergentes y en desarrollo.
De este modo, las regiones de Oriente Medio, África del Norte, América Latina, el Caribe y Asia del Sur arriesgan enormes pérdidas de crecimiento, aún mayores que las de África.
#DIARIOLALIBERTAD.

Comenta aquí: