¡En Venezuela ya no hay tiempo para la democracia, ni tampoco para la diplomacia!

Estados Unidos no puede seguir indiferente ante la injusticia que vivimos los venezolanos, pues, ustedes, son el norte y la meta que persiguen los forjadores de la tragedia venezolana. Por tanto, actúen y obvien incluso a los políticos de la oposición, porque está visto que ellos desconocen el fondo de los intereses o tienen oscuros vínculos que han terminado beneficiando al comunismo.
Los venezolanos, somos los conejillos de india usados para llegar a ustedes, claro, la incursión comunista ya no es sólo un experimento, ahora es una realidad terrorista que acecha a todo el continente, por eso antes ustedes, declararon a mi país, “De alto riesgo para Estados Unidos”. Despierten, sólo contamos con ustedes y; mientras más pase el tiempo, mayores serán las posibilidades de una guerra de grandes proporciones en el hemisferio.
Tristemente, en Venezuela todo se acabó, no sólo se perdió la economía y los valores morales, fue un colapso total que sucumbió al país, al punto de qué, ya no hay tiempo para la democracia, ni tampoco espacio para la diplomacia, la salida tendrá que ser violenta, ya a la nación no le queda otra forma segura y expedita para lograr la libertad.
El país carece de una estructura propia capaz de liberarnos de la tiranía, como para seguir esperanzados en acuerdos y diálogos, nuestra nación fue totalmente secuestrada por el clan comunista internacional, astutamente, sometieron a nuestro ejército militar y también fueron dominados y corrompidas las organizaciones políticas que hacen vida en la oposición.
Hoy día, peligrosamente, Venezuela es la base territorial doctrinaria más importante del comunismo en américa y el mundo controlada desde Rusia junto a los árabes terroristas y también China solo que ésta se esconde, pero, es el mayor brazo logístico.
Los comunistas trabajaron desde la sombra con éxito, lograron desmontar cuidadosamente la república en el año 2.003 y 2004 se forja la esclavitud en Venezuela y con ello la pérdida del territorio nacional, desde ese momento, comenzó el éxodo nacional, fue en ese tiempo de la historia que se comienza a perder toda posibilidad de libertad por la vía electoral, en esa fecha, como arando en el mar, muchos lo anunciamos al mundo “ Necesitamos ayuda militar para poder salir del comunismo” nadie nos prestó atención, solo Uribe de Colombia lo avistó.
Todo fue consumado con la llegada de la ocupación silenciosa de los rusos y los iraníes, casi al mismo tiempo, entra Gadafi con sus árabes, se crean las milicias y se forman los grupos colectivos para reforzar a los cubanos que habían incursionado todo el estamento militar minando desde Casa Militar en Miraflores, hasta el más pequeño de nuestro cuartel militar en el país.
Toda una planificación para quedarse con el poder para siempre, no entendiéndose cómo pudo y peor, aún creen en nuestra organización opositora, que nuestro país puede ser libre por la vía electoral o por acuerdos de diálogos; inconcebible, escuchar a estos dirigentes creer en eso a sabiendas del poder de toda la estructura narco-criminal que armaron los comunistas desde Chávez hasta hoy.
Es hora, Estados Unidos tiene que actuar y bien fuerte, romper con la diplomacia como lo hecho en otras liberaciones en el mundo, claro, ésta vez liberado el país, no puede dejar a Venezuela al libre albedrío de los políticos populistas, porqué esos devuelven en poco tiempo, el poder a los comunistas, con otras caras, pero, comunistas al fin.
Imprescindible e imperativo imponer un gobierno, tal vez, una Administración Central libre de elecciones. Y; Estados Unidos sí  puede imponer un régimen de cinco o diez años a la fuerza, porque el que gana la guerra, es el que manda, además, Estados Unidos es y ha sido la única alternativa para la libertad del mundo.

Tiene que ser por imposición la instauración del nuevo régimen, libre de populistas, porque las corruptelas en Venezuela son públicas y notorias, la corrupción no es nada nuevo, como para que alguien se alarme por tal propuesta; así es qué necesitamos recuperar el país rápidamente, poner orden y disciplina, adecentar la nación, aunque para eso haya que reinstaurarse la Pena de Muerte.
Las idea es plasmar un régimen Inédito que reforme y minímice todo el estado venezolano, encabezado por una persona que tenga claro el concepto de  la filosofía de la libertad, que no es otra cosa que la derecha radical para proscribir el comunismo y toda esa casta de venezolanos corruptos de antes y de ahora. Otro imperativo debe ser conformar un ejecutivo con los mejores académicos de nuestras universidades, para que desarrollen las líneas del Plan Maestro para la recuperación nacional. Después todo el mundo a trabajar diez horas diarias hasta recuperar el país.
correo: [email protected]

Comentarios