Si se cae la Ley de Financiamiento el efecto es neutro para nosotros: Fitch Ratings

0
301
Richard Francis

DataiFX habló en exclusiva con Richard Francis (foto), director para América Latina de la agencia calificadora de riesgo Fitch Ratings, para saber qué piensan sobre una eventual caída de la Ley de Financiamiento en la Corte Constitucional, los riesgos más importantes sobre la nota soberana del país, el cumplimiento de las metas fiscales, la deuda pública, entre otros temas.

A continuación, la entrevista completa y todo lo que nos comentó el directivo de la calificadora:
¿Qué tan importante es la Ley de Financiamiento para Colombia según Fitch?

El tema es un poquito complicado porque para nosotros la Ley de Financiamiento significa un incremento en los ingresos del Gobierno de este año y eso lo va a ayudar a llegar a la meta fiscal de 2,4% del PIB. Nosotros pensamos que el Gobierno no va a tener un problema llegando a esta meta, en parte, por la Ley de Financiamiento que ha aumentado los ingresos este año. Sin embargo, lo negativo de esta Ley de Financiamiento es que significa una pérdida de ingresos el año que viene por causa del recorte en las tasas corporativas y más que todo por los incentivos para las compras de bienes de capital e inversión en renovables, eso va a tener un impacto negativo sobre el lado de ingresos. Entonces, la Ley de Financiamiento en sí misma no fue algo que ayudó para la calificación de Colombia en términos anuales.

¿Pero qué pasaría si la Ley de Financiamiento se cae en la Corte Constitucional? ¿Revisarían a la baja la nota soberana de Colombia?

En el corto plazo probablemente nada va a ocurrir porque nosotros pensamos que el Gobierno va a llegar a la meta fiscal este año. Lo que yo entiendo es que si se cae la Ley esto no va a ser retroactivo, entonces, esto quiere decir que los ingresos que ya ha tenido el Gobierno no los va a perder. Es decir que, con o sin la Ley de Financiamiento, el Gobierno va a cumplir con la meta este año. Tenemos que ver el impacto sobre el crecimiento, la confianza de los inversionistas, la inversión, la perspectiva de inversión. El Gobierno ha dicho que ellos piensan que la Ley ayudó mucho con la inversión, con el tema del clima de negocios en el país y que si se cae la Ley esto va a tener un impacto bastante negativo. Nosotros sí pensamos que fue algo positivo por el lado de inversión y crecimiento, pero no tanto como el Gobierno ha dicho. En términos generales estoy diciendo que si se cae la Ley el efecto va a ser bastante neutro para nosotros.

Usted dice que la caída de la Ley de Financiamiento no tendría ningún efecto sobre la calificación este año, pero ¿en los próximos años podrían revisar a la baja la nota del país?

La verdad es que no porque hay que recordar que, como he dicho, este año el impacto de la Ley va a ser positivo, pero empezando el año que viene va a ser negativo. Si se cae la Ley esto va a significar que el Gobierno no va a perder ingresos por los recortes en las tasas corporativas y los incentivos por inversión; entonces, en términos del lado fiscal no va a tener un impacto grande. Así, como he dicho, para nosotros el impacto sobre el crecimiento fue positivo, pero tal vez no tanto como el Gobierno ha dicho. Lo que estoy diciendo es que si se cae la Ley probablemente no va a tener un impacto ni positivo ni negativo para nosotros.

Y si se cae la Ley ¿sería un problema o un beneficio en términos de recaudo?

Nosotros estimamos que el impacto de la Ley fue de 0,7% (del PIB) este año, pero el otro año significaría una pérdida del 0,7% del PIB. Es decir que, si tomamos 0,7 positivo menos 0,7 negativo, pues el impacto sería nulo en el año que viene. Realmente en términos fiscales no va a tener mucho impacto sobre los ingresos del Gobierno.

¿Entonces cuáles son los riesgos más importantes que ustedes están viendo y que pueden poner a tambalear la calificación?

Nosotros hemos cambiado la perspectiva de la calificación (BBB) a negativa en mayo de este año y el motivo fue más que todo una posible pérdida de credibilidad fiscal. Por un lado, esto viene de la regla fiscal y los cambios que hemos visto en los últimos años, donde se han cambiado las metas un año tras otro. El año pasado el consejo fiscal ha cambiado las metas para muchos años, hasta el 2027. Y también la verdad es que para nosotros en términos netos la Ley de Financiamiento fue algo negativo para los ingresos del Gobierno en el mediano plazo y por eso nosotros cambiamos las perspectivas a negativa.

Teniendo en cuenta todos los cambios que se han hecho en materia de las metas fiscales, ¿creen que el Gobierno las va a cumplir?

La verdad es que me parece que, como lo he dicho antes, el Gobierno va a cumplir con la meta de este año; sin embargo, la duda que nosotros tenemos es más por el lado del 2020. Recuerde que el presupuesto del 2020 incluye venta de activos y con eso el Gobierno puede llegar a la meta el año que viene, pero recuerde también que la venta de activos se puede hacer solamente una vez y no es algo que se pueda hacer año tras año, esto también es algo preocupante para nosotros porque no es algo estructural. Para nosotros es más importante llegar a las metas fiscales de una manera estructural.

¿Y cómo están viendo el comportamiento de la deuda?

Hemos visto la deuda en términos de PIB subiendo bastante fuerte. Cuando subimos la calificación a BBB la deuda en términos de PIB era del 30% y ahora está por encima de 40%. Está mucho más alta que cuándo subimos la calificación en 2013. Para nosotros es importante que al menos el Gobierno estabilice la deuda en términos de PIB. Nosotros pensamos que la deuda en términos de PIB va a subir este año un poco y la duda que nosotros tenemos es si la deuda en términos de PIB realmente se va a estabilizar el año que viene o no; eso es muy importante para nosotros.

Usted habló de las ventas de activos, ¿es indispensable hacerlo para poder cumplir la meta fiscal del otro año?

Vamos a ver, eso es lo que tenemos que esperar. Es una sorpresa positiva que el Gobierno pueda llegar a la meta este año sin la venta de activos, es algo positivo. Para nosotros la duda es si el Gobierno puede llegar a la meta el año que viene sin la venta de activos. El Gobierno dice que está mejorando a la DIAN y la tecnología para combatir la evasión, entre otras medidas, y si eso da más ingresos puede ser positivo y puede ayudar a llegar a la meta, pero esas cosas son muy difíciles de decir y medir, entonces tenemos que esperar un poco para ver si realmente estas reformas en la DIAN y las mejoras en la administración de impuestos van a tener un impacto positivo o no.

¿Qué pasa si el Gobierno dice que no va a vender activos el otro año? ¿Se cumpliría la meta fiscal de 2020 o le quedaría muy difícil?

Para alguna gente eso es un ingreso extraordinario, otra gente dice que es una manera de financiar el déficit, pero nosotros no queremos entrar en ese debate porque es algo bastante técnico. Lo que creemos es que la venta de activos es de una sola vez y eso es lo más importante para nosotros. Si se llega a la meta con la venta de activos no es algo estructural.

¿Ven con preocupación el comportamiento del desempleo en Colombia?

Claro que sí. Esto es algo preocupante y es un poco difícil de entender por qué la economía está creciendo al menos un 3% o tal vez por encima de eso, y el consumo está creciendo bastante fuerte, entonces, es un poco difícil entender el motivo de eso. Entiendo que tiene más que ver con las partes rurales del país, mientras que en las ciudades no está creciendo tanto. Esto puede ser algo que también tendría que ver con la entrada de venezolanos a Colombia últimamente.

¿En qué nivel de desempleo ustedes comenzarían a contemplar una rebaja de la calificación del país?

Si empezamos a ver impacto sobre el consumo, una caída en el consumo, y por eso la economía creciendo menos, puede ser preocupante; sin embargo, hasta ahora no es algo muy clave en la calificación.

¿Cómo ven el hecho de que el Gobierno diga que va a recontratar deuda pública por $28 billones para financiar el presupuesto de 2020?

Eso es normal. Yo pienso que cuando hay un déficit fiscal y amortizaciones el Gobierno necesita emitir deuda para cubrir esas necesidades. Eso es una parte del proceso de presupuesto, para nosotros no es algo preocupante.

Finalmente, ¿cuándo van a evaluar nuevamente la calificación crediticia del país?

Lo que estamos haciendo ahora es revisar la calificación cada seis meses más o menos. Como la última revisión fue en mayo, creo que vamos a tener algo que decir en noviembre sobre la calificación. Como tenemos una perspectiva negativa hay tres opciones: nosotros podemos bajar la calificación, podemos mantener la perspectiva negativa por algunos meses más o podemos estabilizar la calificación.

#DIARIOLALIBERTAD

Comentarios