Firmes con la seguridad

0
249

Muy bueno el trabajo que han venido desarrollando autoridades, comerciantes y comunidad en general lo cual ha permitido que muchos barrios de Barranquilla y zonas específicas del centro, como lo es el Paseo Bolívar y sus alrededores, cuenten hoy con sus Frentes de Seguridad y con el compromiso de la Policía Metropolitana, de convertir a la Puerta de Oro de Colombia en una ciudad segura para todos, como se lo ha propuesto la Administración Distrital.

No de otra manera puede concebirse esta buena organización dispuesta tanto en el centro comercial de nuestra capital, toda vez que allí se concentra un alto porcentaje del comercio de Barranquilla y reconocido ese aspecto, la abundancia de visitantes se acrecienta cada día, motivo más que suficiente para mantener una clara disposición de seguridad y vigilancia como arma efectiva para contrarrestar la arremetida de la delincuencia común en todo el perímetro urbano.

La instalación de cámaras y alarmas en ese denso sector, así como la donación de motocicletas por parte de la Administración Distrital y la disponibilidad de la Policía para garantizar el cumplimiento de su deber a favor de la seguridad, constituyen puntos que deberá tener en cuenta la ciudadanía, para mantener el centro como tradicional área de comercio y en donde con gran confianza podrá trasladarse a realizar sus compras.

Es importante resaltar el esfuerzo de los comerciantes para brindarle a la ciudad un espacio confiable y seguro, al tiempo que sirva como ejemplo para que se continúe trabajando en ese sentido, con el objetivo de erradicar a los delincuentes y promotores de la violencia en toda la ciudad.

Sin embargo, hay que señalar que el solo hecho de haberse registrado en el Distrito de Barranquilla y los municipios adyacentes hechos violentos, nos está indicando que la acción delictiva ha venido ganando un importante terreno, con graves efectos para su tranquilidad y convivencia.

Si se viene observando que los índices criminales quieren reactivarse, resulta entonces más que necesario replantear las políticas y estrategias de seguridad en nuestra ciudad, para poner freno con efectividad y contundencia a los promotores de tales acciones.

No de otra manera se puede garantizar a la ciudadanía barranquillera que habrá más seguridad, si no se aplican con rigurosidad algunas medidas.

Como lo habíamos comentado en este mismo espacio, la proliferación de armas de fuego siempre ha constituido nuestra gran inquietud, porque no se sabe de dónde procede su alto número y la forma fácil en que se comercializan en las calles de la ciudad como cualquier artículo de primera necesidad.

Por otra parte, las autoridades no deben perder de vista que en otros municipios han comenzado a incrementarse los crímenes y ello requiere también ser objeto de un detenido análisis, así como de definiciones dentro del esquema de seguridad que debe trazarse.

Antes que terminemos como una de las ciudades más violentas del país, se debe actuar en concordancia con una estrategia que promueva un frente común contra la delincuencia. La meta es que la comunidad sea partícipe directa de todas las acciones que emprenda la Policía para que Barranquilla vuelva a ser el remanso de paz de hace mucho tiempo fue.
Indudablemente nos encontramos ante una escalada de violencia y hechos delictivos que deben ser cortados de raíz y es por eso que la presencia de la fuerza pública tiene que ser reforzada al máximo.

Estamos ad portas de un final de año y lo que se requiere es firmeza de la autoridad.

Comentarios