Minsalud está en una encrucijada por medicamentos contra hepatitis C

0
440

Los medicamentos genéricos para tratar la hepatitis C valen 40 veces menos que los de marca, reveló hace días la Organización Panamericana de la Salud, OPS. Eso pone al Gobierno colombiano en una encrucijada: o sigue comprando los de marca, que son más caros pero le ayudan a tener una buena relación con el sector farmacéutico y a evitar un lío de diplomacia comercial; o intenta quitar las restricciones de las patentes de ese medicamento, lo que metería al Gobierno en una ardua pelea política internacional pero le ayudaría a ahorrar miles de millones de pesos y podría tratar a más pacientes.

La presión por el dato de la OPS, y el dilema, se notan en que el comité técnico que asesora en medicamentos al ministro de Salud, Juan Pablo Uribe, se reunió el viernes pasado para definir su consejo, pero los funcionarios de los Ministerios de Salud y de Comercio, y del Departamento Nacional de Planeación que lo conforman no llegaron a una decisión.

En cambio el Ministerio del Comercio, solicitó más información al personal técnico.

Además, en los próximos días publicarán en medios nacionales la noticia de que abrirán el proceso para discutir qué hacer con los medicamentos de la hepatitis C. Así, todas las personas interesadas podrán enviar sus comentarios para que el Comité los incluya o no dentro de su estudio.

Esto sucede porque el pasado 30 de septiembre la OPS anunció, por primera vez en el continente, que los medicamentos genéricos para hacer el tratamiento completo de un paciente y curarlo de hepatitis C cuestan 102 dólares, y no los más de 4.000 dólares que el Gobierno colombiano venía pagando para tratar a una persona con el medicamento de marca, Sovaldi, de la farmacéutica gringa Gilead.

Esto pone contra las cuerdas al Ministerio de Salud, que tiene tres caminos: seguir comprando Sovaldi para no pelear con las farmacéuticas a pesar de que sea 40 veces más caro que el genérico sofosbuvir; iniciar una pelea para que las versiones genéricas del Sovaldi entren al mercado y bajen los costos para tratar a más pacientes; o tomar la vía intermedia de fijar el precio máximo en el que está dispuesto a comprarlo.

Este dilema va más allá de la discusión de los temas de salud, pues medirá qué tantos riesgos políticos está dispuesto a tomar el Ministerio de Salud y si se la juega por las farmacéuticas o por el ahorro y los pacientes.

Sin embargo, no se conoce cuál será la decisión. La Silla contactó a tres funcionarios del Ministerio de Salud para cotejar esta información, pero ninguno respondió a la solicitud.

Aurelio Mejía, director de Medicamentos y Tecnologías en Salud, nos dijo que las entrevistas se debían coordinar con la asesora de comunicaciones Adriana Vivas. Vivas jamás nos contestó los mensajes ni las llamadas. Adicionalmente, contactamos al jefe de prensa, Ricardo Amórtegui y nos aseguró que buscaba la información que le solicitamos pero que de momento no se la habían dado. La información no llegó antes de que publicáramos este artículo.

#DIARIOLALIBERTAD

Comentarios