De Rojas Pinilla a Uribe

827

En los momentos en que leen esta columna, se habrá iniciado la tan esperada indagatoria que la Corte Suprema de Justicia le estará haciendo al expresidente Uribe, un hecho sin precedentes en la historia de Colombia, porque nunca antes un presidente había sido llevado a estas instancias dentro del Código Penal, con la posibilidad de un fallo que pudiera enviarlo a la cárcel, y digo un caso único en la historia, porque el juicio al que fue sometido el General Gustavo Rojas Pinilla, cuando era presidente Alberto Lleras Camargo, el 16 de octubre de 1958 lo obligó a presentarse ante el Senado para defenderse de las acusaciones en su contra, y luego de un juicio, el 15 de diciembre del mismo año, el Senado dictó auto de detención preventiva contra el General, y el embargo de sus bienes.
Las razones que cobijaron el juicio al General Rojas Pinilla fueron netamente políticas, mientras que las características, los hechos y las connotaciones que rodean el llamado de la Corte Suprema de Justicia al ex presidente Uribe están tipificadas como delitos en el Código Penal, los que fueron plasmados en un auto en el que le comunica al expresidente que deberá presentarse a la diligencia de indagatoria el día ocho de octubre de 2019, en el caso que le sigue en su contra por los presuntos delitos de fraude procesal y soborno en la actuación penal, hecho este que ocurre después de más de un año, de que el alto tribunal le notificó al expresidente la apertura de investigación en su contra, al tiempo que ordenó archivar el proceso contra el senador Iván Cepeda.
A guisa de comparación por una posible semejanza en el aspecto jurídico y penal, traigo a colación el caso del mafioso que hizo historia en los Estados Unidos, el siniestro Alphonse Gabriel Capone, más conocido como Al Capone, perseguido por las autoridades más de dos décadas, por gran cantidad de crímenes, extorsiones, secuestros, contrabando, etc., y su caída solo se produjo por evasión de impuestos, por lo que estuvo preso varios años en la famosa cárcel de Alcatraz, que vendría a ser como el caso del expresidente Uribe, porque podríamos decir que si eventualmente la corte mañana considera hay pruebas suficientes para ordenar su detención y llamarlo a juicio, y es sentenciado como culpable por fraude procesal y soborno en actuación penal, serían los cargos más leves que estaría enfrentando el expresidente Uribe, pues tiene aproximadamente 100 investigaciones por hechos mucho más graves como las masacres de El Aro, El Salado, Orión y los falsos positivos entre los más renombrados. Es como si alguien atraca un banco, se roba $200 millones de pesos y el juez lo condena únicamente por dejar la moto mal parqueada frente al banco.
El país entero debe rodear a la Corte Suprema de Justicia, para que tome decisiones en derecho, que no se amilane ante las presiones de los simpatizantes del expresidente Uribe, que Uribe no es Dios, como le dijo el recluso Pardo Hasche al testigo clave en este proceso, Juan Guillermo Monsalve, tratando de convencerlo para que se retractara de su testimonio ya expresado ante la Corte, que no le dé importancia al comentario de la Revista Semana cuando dice que el fallo que profiera favorable o desfavorable al ex presidente, va a provocar el rechazo de medio país, eso no es verdad, yo creo que como dicen en el congreso, sobre este caso hay suficiente ilustración, y no son las amenazas, las asonadas, las profecías apocalípticas con que pretenden atemorizar a Colombia, con lo que van a cambiar el veredicto que la mayoría de los colombianos ya ha establecido.
Colombia debe decir basta ya, necesita pasar esta página, este purgante, para volver a la normalidad, a la tranquilidad y a la paz que anhelamos todos pero que tanto fastidia a algunos.
Adenda: Para cuándo la indagatoria de los políticos de Barranquilla implicados en el caso de Aida Merlano? Estos manes tienen más teflón que Uribe, qué vaina tan barro!
[email protected]
@UtopiaCaribe

Comentarios