Es un asesino silencioso que mide apenas unos pocos milímetros. El escarabajo de la corteza causa estragos en los bosques de Alemania afectados por la sequía y las tormentas vinculadas con el cambio climático.
Si este pequeño coleóptero “crea problemas desde hace 200 años”, explica Peter Biedermann, de la Universidad de Wurzburgo, su accionar se ha incrementado en estos últimos tiempos en los árboles con “estrés hídrico”.
Este tema fue uno de los ejes de una conferencia gubernamental este miércoles, en la que se resolvió otorgar 800 millones de euros (unos 877 millones de dólares) en cuatro años para reforestar unas 180.000 hectáreas. La cifra es un tercio de lo que reclamaba la asociación de propietarios forestales.
Esqueletos de árboles grisáceos y marrones, sin hojas ni espinas, reemplazan poco a poco los frondosos verdes y sanos. En el bosque de Welzow, a unos cien kilómetros al sur de Berlín, los daños provocados por el escarabajo de la corteza y sus larvas son visibles a simple vista.
En el interior de los troncos de árboles muertos se pueden ver pequeñas galerías, señal de su reciente paso.
El insecto roe la corteza y luego se introduce en el interior para depositar sus huevos. Sus larvas comienzan luego ellas mismas a comer el interior del tronco y obstruyen las vías nutritivas del árbol, que muere en unas cuatro semanas”, explica a la AFP Arne Barkhausen, guardabosques en Brandeburgo.
– “Catástrofe sin igual” –
En otras regiones alemanas, la situación es aún más alarmante, con hectáreas de bosques destruidos en cuatro semanas en Baviera, Sajonia-Anhalt o Turingia.
En Sajonia, donde las autoridades regionales hablan de una “catástrofe sin igual”, el ejército alemán brindó su ayuda a los guardabosques desbordados para evacuar a los árboles muertos.
La tarea podría rápidamente convertirse en hercúlea y las consecuencias dramáticas si no se frena la propagación de este tipo de escarabajo, que ya devastó una superficie equivalente a 3.300 terrenos de futbol, según el gobierno.
#DIARIOLALIBERTAD

Comenta aquí: