*En le evento se escucharon conclusiones como que la justicia retributiva frente a la restaurativa no ha dado resultado, o que sancionar, condenar y encerrar al individuo tampoco son soluciones, sino que el Estado debe seguir impulsando programas.
Es primera vez que el Atlántico, realiza un evento en pro de la Justicia Restaurativa y más si se ha atrevido a implementarla, jueces, fiscales, abogados, estudiantes, docentes y expertos nacionales e internacionales se dieron cita durante tres días en el Hotel Barranquilla Plaza, para compartir sus experiencias y enseñanzas con el fin de aprender buenas prácticas de justicia restaurativa.
El Departamento fue pionero en acoger este espacio fuera de la ciudad de Bogotá para avanzar positivamente en este proceso, así lo calificó el viceministro de Política Criminal y Justicia Restaurativa, Juan Espinosa Palacio, durante el cierre exitoso del ‘V Congreso Internacional de Prácticas y Justicia.
“Debemos entender como país que tenemos que proteger a nuestros jóvenes, pero cuando cometen errores la idea no es convertirlos en criminales, sino tenderles la mano y llevarlos a un proceso de reconocer su error, dialogar con la víctima y construir tejido social. Estamos llamados a dejar de lado tanta represión para proteger y llevar a los jóvenes a construir un mejor país”, agregó el viceministro.
Resaltó que durante el Congreso se pudo ver cómo esta forma de justicia  transforma la vida de adolescentes y jóvenes. “No todo puede solucionarse con cárcel, sino llegar a transformar la sociedad. Los retos son muchos en la aplicación de la justicia restaurativa, pero luego de aprenderla, practicarla y ver sus resultados uno no quiere dejar de aplicarla”, dijo.
A nivel internacional está probado que, dentro de la justicia para adolescentes, las prácticas restaurativas son un modelo realmente útil para la prevención del inicio de carreras delictivas y reincidencia en la comisión de delitos.
“En los territorios tenemos experiencias importantes que contar y por eso agradecemos al Ministerio de Justicia el haber aceptado nuestra invitación de hacer este congreso internacional en nuestro departamento. El modelo de justicia restaurativa contribuye de manera significativa para prevenir la violencia, reducir la conflictividad, pero sobre todo, a evitar que siga congestionando nuestro sistema de justicia penal”, expresó el secretario del Interior departamental, Jorga Ávila.
El gobernador del Atlántico, Eduardo Verano de la Rosa, aseguró que en el departamento se cuenta con el personal formado para implementar el Programa de Justicia Juvenil Restaurativa, una iniciativa del Ministerio de Justicia que busca concientizar a menores de edad, que cometan delitos, sobre el reconocimiento de ese comportamiento ilegal y la reparación a las víctimas del delito para devolver a la sociedad adultos que no reincidan en nuevas violaciones de la ley.
En un proceso liderado por la Secretaría del Interior, el Instituto Internacional de Prácticas Restaurativas capacitó a 40 formadores, vinculados a la Gobernación y a diferentes áreas e instituciones del sistema del Estado como el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (Icbf), los jueces y los colegios de departamento.
“Por ejemplo, si un muchacho es aprehendido por robar a una familia y es presentado ante ellos para que reconozca el daño que les hizo y, sobre todo, a las víctimas se les repara, esto causa un impacto en el cerebros del joven mucho más grande y positivo que el encarcelamiento”, afirmó el gobernador Verano.
La ministra de Justicia, Margarita Cabello Blanco, manifestó, estar complacida porque en su departamento natal se empiece a implementar este programa. “Hemos desarrollado todas las acciones previas que permiten que en el Atlántico se desarrolle el programa. Hemos iniciado la capacitación y formación de la totalidad de los funcionarios relacionados con el sistema de justicia que se aplica en todos los delitos del sistema penal de adolescentes, que es el Código de Infancia y Adolescencia, sistema que no es retributivo, sino reparatorio”, reiteró Cabello.
En el V Congreso Internacional en Prácticas y Justicia Restaurativa se escucharon conclusiones como que la justicia retributiva frente a la restaurativa no ha dado resultado, o que sancionar, condenar y encerrar al individuo tampoco son soluciones, sino que el Estado debe seguir impulsando programas como la justicia restaurativa para ayudar a reconocer el daño repararlo y que la víctima sepa que no va a repetirse.
Los 40 formadores capacitados por la Gobernación y el Ministerio de Justicia han estado en los 22 municipios del Atlántico al masificar sus conocimientos y conformar círculos que trabajan en diferentes frentes de violencia, matoneo en las escuelas, conflictividad juvenil y relaciones entre vecinos, entre otros, que si no se intervienen de manera oportuna derivan en una conflictividad mayor y muchas veces en comisión de delitos.
#DIARIOLALIBERTAD

Comenta aquí: