‘Checo’ sabe cantar, no cocinar

Orlando Villarreal G.

*A Alcibíades Acosta Agudelo, cantautor de Soledad y Príncipe del Carnaval, en el inicio del Master Chef Celebrity, le fue mal, como a los ‘perros en misa’. No aprendió de sus padres Alci y Ruth.

Por la publicidad motivadora que el canal de televisión RCN, presentada varias veces en la programación diaria, antesala del concurso de los escogidos hacedores de las mejores comidas de por aquí y de por allá, en la que se destacaba la actividad profesional de cada uno, logramos observar que entre el grupo estaba el soledeño ‘Checo’ Acosta, de quien nos sentimos honrados y orgullosos, y de inmediato vaticinamos que con la misma euforia que ha demostrado como cantautor, iba con todo en el ‘Master Chef Celebrity’; creemos que sus soledeños padres le han enseñado los secretos para una buena cocina y, ‘Checo’ con conocimientos y experiencias, pudo haber hecho mayor presentación y mejor calidad, pero no fue, no le supo cantar a la cocina.
El inicio fue este sábado 14 de septiembre, ocho de la noche; presentación de los nuevos protagonistas y ahí estaba el soledeño ‘Checo’, aun cuando a él le cuesta ‘harto difícil’ decir que es de Soledad. Me puse de acuerdo con un grupo de coterráneos, estábamos ‘casados’ días atrás y quedamos a la espera de la hora que debía aparecer Alcibíades Acosta Agudelo, y nos dijimos confiados que no había pierde, porque tenía vena para crear y preparar platos enseñados por sus padres, Ruth y Alci, quienes hicieron una promoción en televisión, de un aceite comestible e invitan a su hijo a comer empanadas; y cantarle al conocido producto de la canasta familiar.
‘Checo’, mote que le aplicó su padre cuando en un Mundial de Fútbol su hijo estaba jugando en la calle y lo necesitaban urgentemente en casa; entonces salió Alci padre a buscarlo y cuando lo vio jugar le dijo a los aficionados del sardinel y de la acera, que su Junior con ese estilo parecía un checoslovaco; le escucharon y acortaron dicho remoquete y le empezaron a llamar ‘Checo’. Con su familia, fue mi vecino por muchos años, viviendo una camaradería intrafamiliar; le conocimos su aptitud en el mundo de la música y de la interpretación, inclinándose por el ritmo tropical, con su primer éxito ‘Morenita caribeña’. Siguió con ensayos en casa y después nadie lo paró.
En las carnestoléndicas se consagró y así seguirá con sus ‘che cumbias’ y otros ritmos que llevan la ‘Che’ de ‘Checo’, con éxitos que nos trae cada año y que gozamos, por eso los ‘manda más’, periodistas y fiesteros del dios Momo le identifican como el ‘Príncipe del Carnaval’; ‘Checo’ es Comunicador Social – Periodista de la Universidad Autónoma del Caribe, con poca participación en los medios. En un Festival Vallenato que transmití por la emisora Radio Piloto, hoy Minuto de Dios, con el ingeniero químico Camilo Barceló, me invitó a la caseta donde sería corista de la Orquesta de Juan Piña, me llamó a la tarima, saludé y dije: ‘Checo’ Acosta debe tener su propia orquesta…” y así fue y así es, con la que ha ganado cualquier cantidad de Congos de Oro.
Es decir que Alcibíades Acosta Agudelo ‘Checo’, hereda de su padre Alcibíades Acosta Cervantes ‘Alci’, la herencia ‘cervantina’ de Soledad y eso quiere decir que en composiciones, música y arreglos, todo le ha salido muy bien, por lo que cabe decir: ‘zapatero a tus zapatos’, ya que su árbol genealógico artístico así lo determinó. Entonces ¿quién carajo le recomendó que se presentara en el ‘Master Chef Celebrity’?. Creyó que con versear y bailar, penetraba en el concepto de los jurados. Su plato mostró poca comida y mala presentación, la probaron y arrugaron la cara por poca calidad culinaria, y el concepto de ellos a través de Nicolás de Zubiría, fue ‘tarjeta roja’, o sea que en ‘un dos por tres’ no aguantó ‘la reculá del ovejo’.
Particularmente estimo que no por el hecho de haberse ganado un buen nombre en su Soledad, Barranquilla, Colombia y en el ámbito internacional, se crea que tiene licencia para presentarse en otras actividades diferentes a la que sabe manejar y cantar: Muchas veces departimos en el estadero ‘Los Almendros’, carrera 46, al norte del estadio municipal ‘Romelio Martínez’, hoy es ‘La Oficina de Checo’, y su sencillez y humildad siempre lo distinguieron.
Un mensaje a través de esta Carta Soledeña, que se publica siempre en viernes por Diario LA LIBERTAD: “Siga siendo ese ‘Checo’ sencillo, no inventor de vainas, como esta, usted ha sabido mostrar las enseñanzas de sus padres Alci Acosta y Ruth Agudelo”. A sus órdenes. OVIGRA.

Comentarios