Un nuevo sistema de equipaje y una planta de autogeneración de energía, se encuentran entre los avances del proceso de modernización y ampliación del Aeropuerto Internacional Ernesto Cortissoz, concesionado por la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) al Grupo Aeroportuario del Caribe.

Sobre el margen derecho de la vía de acceso al Cortissoz, fue construida la planta de autogeneración  de energía propia, que ayudará a garantizar el suministro continuo de la energía a todas las instalaciones y servicios del aeropuerto. El nuevo sistema de autogeneración se compone de un motor de combustión a gas de última generación de 2.5 MWe de potencia que, en sincronía con el sistema central, alcanza a suplir la demanda energética del aeropuerto. Adicionalmente, se instalarán sendas plantas de emergencia en caso de contingencia.

La calidad del servicio aeroportuario y la confiabilidad son (algunos de) los beneficios que trae el desarrollo de esta tecnología, suministrada por la empresa barranquillera E2, consolidando la economía local y el emprendimiento de  la capital del atlántico De hecho, estas convierten a la ciudad en la primera en alojar un aeropuerto en el país con una planta de autogeneración de este tipo.

Adicionalmente, el Grupo Aeroportuario del Caribe  se encuentra en proceso de instalación de un nuevo sistema de bandas de equipaje que permite un manejo más eficiente de la gestión aeroportuaria. El nuevo sistema (o BHS por sus siglas en inglés: Baggage Handling System) está diseñado para gestionar 1.200 maletas por hora.

Sumado a lo anterior, el nuevo sistema de manejo de equipaje tiene la capacidad de detectar todo tipo de elementos que alteren la seguridad de las operaciones, con un sistema de detección de etiqueta o bag tag que permite ubicar el equipaje asociado a cada pasajero, tal como sucede en los aeropuertos de las capitales más grandes del mundo.

De igual manera, el Cortissoz contará con un nuevo sistema de recibo de maletas tanto para los pasajeros nacionales como internacionales con la capacidad suficiente para soportar y atender las necesidades operacionales proyectadas hasta el año 2035.

“Seguimos avanzando en la obra en esta fase de construcción final en el aeropuerto. Estamos comprometidos con la modernización de la terminal aérea. Somos un aliado para el desarrollo de la región y del país, impulsando a Barranquilla como una ciudad vanguardista que le abre las puertas al mundo de la mano de las mejores tendencias internacionales en materia aeroportuaria”, comenta Mariela Vergara, Gerente General del Grupo Aeroportuario del Caribe (GAC).

#DIARIOLALIBERTAD

Comentarios