Los reyes estuvieron esta semana en Sevilla inaugurando la exposición más ambiciosa organizada hasta ahora para narrar la primera vuelta al mundo capitaneada por Fernando de Magallanes y Juan Sebastián Elcano, hace 500 años. Antes, don Felipe y doña Letizia presidieron la reunión de la Comisión Nacional para la conmemoración del V Centenario de esta gesta en los Reales Alcázares.

Tras esa reunión, los monarcas se desplazaron al Archivo General de Indias para inaugurar la exposición. Allí, decenas de personas se situaron las vallas que conformaban el perímetro de seguridad y los reyes se acercaron a saludarlas tanto a su entrada como a la salida.

Pero mientras estrechaba sus reales manos con las de las personas que se agolpaban ante las vallas, Letizia no se percató de un pequeño desnivel que casi le hace sentir la dureza del suelo adoquinado.

Y soltó un “¡que me caigo!” para a continuación dirigirse a uno de sus guardaespaldas y recriminarle su falta de previsión ante tal obstáculo casi insalvable para sus monárquicos andares. “No me has avisado del escalón. Casi me mato”, la recriminó al escolta, que seguramente quiso que la tierra le tragara en ese mismo instante. Pero ahí no terminó el rapapolvo. “¿No has visto que hay un escalón?. Mira”, remató agarrándole del brazo.
Obviamente, el tropezón y posterior bronca real no han pasado desapercibidos. Los tuiteros han reaccionado divididos entre la coña y la indignación:

 

#DIARIOLALIBERTAD

Comentarios