Elecciones de nuevos representantes en Adea este próximo 19 de septiembre

0
593

El próximo 19 de septiembre habrá elecciones de “nuevos” representantes a los distintos órganos de dirección de la Asociación de Educadores del Atlántico, Adea.

Afortunadamente ese suceso democrático carece de alta visibilidad social, pues estamos expuestos a que muchos padres y madres de familia se queden sin ilusiones en cuanto a la formación ciudadana para la redención de sus hijos, al momento que les corresponda afrontar las perversiones que convierten en una burla la democracia local y nacional

Lo anterior, por una sola y triste razón: la forma como se desenvuelve el proselitismo de estas elecciones no es más que la extensión de la crisis generada por una dirección mayoritaria, anti-democrática, autoritaria y perpetua que ha raptado los hilos que mueven la vida de esa agremiación. Veamos:

1) LA DEMOCRACIA PROGRAMÁTICA A LA CANECA DE LA BASURA :
Cualquiera que explore los programas de quienes aspiran a la Junta Directiva, no encontrará mucho. Solo unos cuantos se han atrevido a pensar el estado de la agremiación y los problemas de los afiliados para articular iniciativas de mejora. Y los aspirantes perpetuos que representan la crisis ni siquiera se ocupan de exponer un verdadero programa. Esa es la primera “lección pedagógica” expuesta en la vitrina social.

2) IRRESPETO AL DERECHO DE ELEGIR Y SER ELEGIDOS EN PERIODOS FIJOS
Venimos de una situación especialmente vergonzosa: los directivos perpetuos no acataron los períodos de vigencia estatutarios para elecciones. En los últimos 13 años hubo solo una elección de las 3 establecidas como obligación.
Pese a lo anterior, ninguno de ellos, en su nueva aspiración, asume la obligación de expresar hacia lo venidero, respeto por el derecho de los educadores, a elegir y ser elegidos en períodos fijos. En la democracia externa, enferma pero en todo caso menos grave que la impuesta en la Adea, usted encontrará publicidad de candidatos ceñidos a un período fijo (2019-2023). Tales límites democráticos no existen en quienes se han adueñado de la agremiación. Esa es la segunda lección expuesta en la vitrina social.

3) EL DERECHO A SER ELEGIDO ES EXCLUSIVO DE CIERTAS ÉLITES
En la suma de “lecciones pedagógicas” que venimos enumerando, la tercera destaca por un elitismo sin pudor: al 98% de los afiliados de Adea les fue decretada la MUERTE POLÍTICA para aspirar a la Junta Directiva Departamental, gracias a una reforma estatutaria impulsada por los directivos perpetuos. Pese a lo anterior, para esos directivos es una aspiración que los educadores, uno a uno y de rodillas, otra vez los voten, como esos condenados del circo romano que, próximos a ser devorados por fieras o gladiadores, exclamaban con veneración ante el palco imperial: ! Ave César, quienes van a morir te saludan !

4) LAS REGLAS FAVORECEN LAS CLIENTELAS O EL AMIGUISMO EN OPOSICIÓN A LA AUTONOMÍA DE CIUDADANÍAS LIBRES
Todo sindicato debería guardar distancia respetuosa con quienes representan las posiciones dominantes. Esa identidad de clase obliga (en función de la autoridad moral) a dar ejemplo de verdadera democracia. Sin embargo, la instrumentalización del buen nombre de algunos docentes como candidatos a delegados, las declaratorias de desescolarización el día de elecciones y los raudales financieros para empujar votación cautiva solo favorecen la perpetuación de la crisis y de los directivos que la encarnan.

Si las anteriores “lecciones pedagógicas” de democracia surten el efecto esperado por los directivos perpetuos, el espectáculo cubrirá a todos los que tenemos responsabilidad formadora de ciudadanía en las escuelas.

Pensando en lo que podría sobrevenirle a esta generación de estudiantes se trae a cuento un poema de Raúl Gómez Jattin en que recrea a Homero. Nos dice que el invidente poeta, rodeado de jóvenes, narraba las leyendas sagradas y caía en cuenta del dolor reflejado en sus rostros. Cierra Gómez Jattin el poema: “A Homero le gustaría narrar otros dolorosos detalles…pero sabe que tantos jóvenes griegos llorarían al oírlo y tiene piedad de ellos y los omite.”

De aquí a la elección estaremos en suspenso: ¿De qué tipo de lecciones pedagógicas, forjadas desde el ejemplo, oirán hablar nuestros jóvenes estudiantes? Tal vez las ciudadanías libres del magisterio del Atlántico se conmuevan por ellos y manden a la cantera de la historia los planes de los directivos perpetuos.

Hoy más que nunca es necesario que se cumpla aquello de: Los maestros se respetan.

#DIARIOLALIBERTAD

Comentarios