Centro deshabituación de drogas en Barranquilla

346

Lo público y privado tiene que unificar criterio para la creación de una estrategia de largo plazo en el campo de tratamiento,  deshabituación  y rehabilitación por abuso de sustancias legales e ilegales. Ahora es el momento para empezar a proyectar este importante programa. Se reconoce que la problemática de drogodependencia no es parte  exclusivo de un sector social sino  de todos, por lo tanto amerita que organismos multidisplinarios se vinculen cuanto antes a la construcción de este importante plan.
Es de gran valor que organismos  judiciales  e investigativos hagan parte de esta estrategia, pues generalmente nuestros jueces de control  de garantías son neófitos en esta materia, tal situación se puede constatar cuando el indiciado  es llevado ante el juez de control de legalidad por transgredir la conducta penal de tráfico, fabricación, o porte ilícito de sustancias psicoactivas que supera la dosis personal, en estos caso el togado mayormente lo deja en libertad, sabiendo que es un adicto reincidente  no lo envía a un lugar de desintoxicación. Lo  que trae consigo que el individuo repita los mismos hechos. ¿Entonces los que violentan esta normativa son enfermos o delincuentes?
Igualmente es primordial  que el instituto o centro contra la drogopendencia sea un organismo activo que husmee  los focos en donde el consumo de drogas sea de gran escala, sin olvidar la intervención de ayuda psicológica a las familias víctimas de ese flagelo. Porque lo verídico es que  el consumo esporádico, abusivo y compulsivo de sustancias ilícitas y licitas, no solo es un problema familiar sino social.
No es posible que nuestro país con mucha historia en plantas denominadas drogas como Cannabis sativa, Erythroxylum coca, entre otras, no exista en nuestro medio un organismo  de importante  nivel  sobre todo en lo relacionado con estas plantas y su drogodependencia. De la misma manera  en el Distrito de Barranquilla no existe una institución universitaria que enseñe esa disciplina, la cual a mi juicio debía darse desde las primeras etapas de  estudio.
El entorno penal y penitenciario es otro elemento  capital que debe ser incorporado  en ese centro, pues los drogodependientes  tienden a  transgredir frecuentemente el ordenamiento jurídico-criminal, algunos se  especializan en efectuar hechos violentos. Sin ir muy lejos, los detenidos en establecimientos penitenciarios son mayormente drogodependientes  en drogas lícitas e ilícitas.
El problema del abuso de  las drogas  no solo se presenta  en el  ámbito  local  sino  mundial  lo que quiere decir que el comienzo del proyecto en Barranquilla será de gran  categoría porque las demás ciudades  tendrán que apoyar este proyecto de vida y de seguridad.
Desde esta columna periodística estaré permanentemente contribuyendo a fomentar ideas  para que se lleve a cabo este magnífico  proyecto, como es la creación de un centro contra las drogas legales e ilegales. Solo  me queda decir que el propósito  tiene que tener  también acuerdos internacionales con entidades de otros países que trabajen arduamente en todas las etapas de la drogodependencia. Esto para que  el Distrito no ejecute esta estrategia  de manera aislada y además  se ponga a tono con la actualidad de esa realidad.
[email protected]

Comentarios