El discurso de Angostura: Su bicentenario

354

El 15 de febrero de 1819 tuvo lugar el Congreso de Angostura, el cual hizo un impacto considerable en un aspecto como la democracia y la educación. Este ejercicio hace parte de las preocupaciones de lectura y escritura del Bicentenario, proyecto que lidera el grupo de investigación de Currículo, Formación y Saberes, del docente de la Universidad del Atlántico, Reynaldo Mora. Palabras más palabras menos, Bolívar en su discurso expreso durante el Congreso manifestó su apoyo a la educación popular y que la misma junto con la instrucción, debe ser el centro de atención de las altas esferas del poder (Salame, G, 2009. Discurso del Libertador en el Congreso de Angostura sobre la educación nacional. Enero 27 de 2019, de aporrea sitio web: https: //www.aporrea.org/poderpopular/a84603.html.). La historia nacional debe ser enseñada desde una perspectiva en razones a la formación integral, la Ley 115 de 1994 plantea en su artículo 5, la adquisición y generación de los conocimientos científicos y técnicos más avanzados, humanísticos, histórico, sociales, geográfico y estético, mediante la apropiación de hábitos intelectuales adecuados para el desarrollo del saber, es decir, que al adentrarse en los contexto históricos que se están estudiando, los saberes referidos a estos deben ir en vía a la formación integral, con la implementación de un currículo enfocado la promoción del pensamiento crítico, además de ser temáticas útiles para la apertura de espacio donde los estudiantes puedan dar sus puntos de vista con respecto tanto a ese tema como a otros sucesos afines.
Reconociendo lo relevante que es estudiar la historia, así como comprenderla y valorarla, ya que contribuyen notablemente en el proceso de desarrollo como país, a la equidad, la igualdad y en la protección de las personas como ciudadanos y seres sociales que en su conjunto son quienes hacen la historia de determinado lugar, siendo precisamente aquí el punto base donde se inmiscuye el currículo, aquel le da vitalidad tanto a la educación en sí como a los intentos de reformarla, debido precisamente por ser, de acuerdo a la Ley General de Educación, el conjunto de criterios, planes de estudio, programas, metodologías, y procesos que contribuyen a la formación integral y a la construcción de la identidad cultural nacional, regional y local, incluyendo también los recursos humanos, académicos y físicos para poner en práctica las políticas y llevar a cabo el proyecto educativo institucional; están muy claro que todo estudio histórico debe ser enseñado en ansias a contribuir directamente tanto en la identidad como en la didáctica, llegándose a tener como resultado una educación reformada y fundamentada en la formación de ciudadanos, con un postura histórica critica, neutral, argumentada y libre de falencias (Mora, R. Bolívar y la educación. Un Proyecto educativo emancipatorio para los pueblos panlatinoamericanos. Libro en Prensa, 2019).
Tanto el Bicentenario del Congreso de Angostura (15 de febrero) como el de la Batalla de Boyacá ( 7 de Agosto) son dos acontecimientos que marcaron la Historia de Colombia, dejan una gran legado en las investigaciones de los hechos históricos, al tiempo que influyen en nuestra identidad (Mora, R. Enero 20 de 2019. Pedagogía del Bicentenario. Diario la Libertad, p. 2a), misma que debe ser tema de enseñanza en los colegios, claro que dejando de lado el lugar exagerado que se le da a los extranjeros e incluso a uno que otro personaje coterráneo que tiene mención en nuestra historia, lo que debe enseñarse es desde un enfoque imparcial, que abra momentos en donde los mismos estudiantes demuestren su posición con respecto a esta temática.
El Discurso de Angostura, es un “Proyecto de Constitución que me tomo la libertad de ofreceros en testimonio de la sinceridad y del candor mis sentidos” señalaba Bolívar, en él: el lector va a encontrar razonamientos directos para la construcción de la unidad política. El texto está construido con múltiples observaciones de interés que actúan como condimento. Es la “cocina de la escritura” de cómo construir un Estado, cómo hacer filosofía política, lo que sugiere qué uso podemos hacer de él y de qué modo. Por eso el lector descubre en este discurso cosas que no va a encontrar argumentos y lugares insospechados, asuntos que ya sabía de Bolívar pero no relacionados con tal contexto.
En este sentido este Discurso de Angostura es un ensayo sobre la relación de las problemáticas libertarias del momento histórico de Bolívar con la unión de nuestros pueblos, particularmente las de contenido de integración territorial: todo en Bolívar se conjuga: pasión, dramatismo, emociones, el lenguaje y el pensamiento. Nuestro objetivo en este lectura pedagógica del Discurso de Angostura es: proporcionar una visión de lo que se debe saber en la actualidad, en especial en los educadores de ciencias sociales, en las escuelas y colegios sobre la relación de este discurso con nuestra Independencia, como una obra política de nuestro Estado republicano. Lo haremos rescatando el razonamiento de Bolívar, como ese impulso creativo libertario, generando luego una obra muy estimulante que sobrepasó el pensamiento de ese entonces, como fue la creación de la Gran Colombia. Realizar este ejercicio aprovechando a su vez el Bicentenario de ambos hechos (el de este discurso y el de nuestra Independencia), nos permitirá exponer al lector una obra de filosofía política para valorar, así como su descripción del estado de la cuestión sobre las relaciones entre libertad y educación “la naturaleza hace a los hombre desiguales, en genio, temperamento, fuerza y caracteres. Las leyes corrigen esa diferencia porque colocan al individuo en la sociedad para que la educación, la industria, las artes, los servicios, las virtudes, le den una igualdad ficticia, propiamente llamada política y social”.
Podemos decir, que las notas esenciales del este discurso constituyente son seductoras para nuestros ambientes intelectuales como educadores, que son determinantes para la relación del pasado-presente: en tal razón, valoraremos esos hechos, para saborear críticamente la descripción allí presente, que sitúa el sabor de la libertad, y que se orienta a estrechar interrogativamente ese pasado, que nos sigue uniendo por una comunidad de lazos telúricos con las seis naciones libertadas por la espada de la victoria de Bolívar. Pero, ¿qué podemos valorar de este texto constituyente? Solamente preparar pedagógicamente al lector para lo que se va a encontrar. Un tratamiento poco común a los textos políticos del Libertador, que vertebran nuestra Independencia. El Discurso de Angostura es lo que podría denominarse un “ensayo político”, que al leerlo nos encontramos con una gran cantidad de erudición, unas detrás de las otras, que nos presentan el transcurrir presente y futuro de lo que será la constitución de la Gran Colombia. Este ensayo concede importancia a la historia de los pueblos, de sus tradiciones, y teorías ya olvidadas, discurriendo sobre conceptos, el arte de la libertad., como lo hace Bolívar. ¿Qué es la libertad? Es una pregunta recurrente en el texto, siendo para Bolívar, la “felicidad de la república”, “la Justicia es el ejercicio de la libertad”, “… es la garantía de la libertad republicana”. España nos había privado… del goce y ejercicio de la tiranía activa; no permitiéndonos sus funciones en nuestro asuntos domésticos y administración interior”.
[email protected]

Comentarios