Quiero llegar al Concejo para hacer el verdadero control político: Elverth Santos

0
449
Elverth Santos y Luz Marina Esper.

*“Lo mío no es un cuento, ni es una carreta, porque mucha gente le gusta disfrazarse en época de elecciones pero cuando se eligen son peores que los que estaban; yo hago control político”.

Elvert Santos ha sido dos veces diputado del departamento del Atlántico, Director de la Territorial Norte de la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios y Director de la Oficina del Ministerio del Trabajo en Barranquilla. Se ha caracterizado siempre por ser un duro crítico de las administraciones distritales y departamentales y hoy, cuando aspira a ser elegido concejal por el Partidlo Liberal, Santos no deja atrás su carácter para criticar, señalar y denunciar lo que considera no se hace bien en el ámbito de lo público.

“Las dos veces que he sido diputado me caractericé por ser la persona que rescató para
el Atlántico el control político que hacía años había entrado en desuso, porque entendí que tenían los diputados dos funciones esenciales: una, aprobar los proyectos de ordenanza que presenta el señor gobernador y otra, hacer control político, y en aquellos momentos el control político no se hacía”, expresa Santos con claridad.

Cuando le preguntamos por sus intenciones de llegar al Concejo de Barranquilla, después
del recorrido por varios cargos y funciones, Elvert Santos explica: “pretendo llegar al concejo de Barranquilla a hacer lo mismo, o sea que lo mío no es un cuento, ni es una carreta, porque mucha gente le gusta disfrazarse en época de elecciones pero cuando se eligen son peores que los que estaban; yo hago control político y aquí han malentendido esa labor, porque aquí asumen que quien le hace el control político a un alcalde es enemigo del gobierno, o es enemigo del alcalde o es enemigo de la administración; no hay nadie más amigo de uno que el que le dice la verdad”, recalca.

Santos agrega que los alcaldes y alcaldesas necesitan tener un concejo que les alerte sobre las cosas que no están haciendo bien. “Que lo prevengan sobre las cosas que no están haciendo, y no tener sentado allí un comité de aplausos, con una posición casi que unanimista ante todos los proyectos de acuerdo que se presentan y eso no ayuda al
gobernante; realmente el gobernante requiere tener unos concejales independientes, libérrimos, autónomos, con una visión de ciudad distinta a la que él tiene, para que lo ayuden a caminar en su administración hacia diferentes ángulos, no solamente hacia el ángulo que él mira y observa todos los días”.

Santos, habla de manera locuaz, encadenando temas e ideas con gran facilidad, incluyendo en sus respuestas anécdotas y vivencias sin que se las pregunten. “Cuando fui diputado una vez cité a un secretario de despacho para hacerle un control político en el recinto de la Asamblea y los diputados no fueron; entonces les dije, yo no necesito que ustedes vengan para hacer control político; a partir de ese momento, si no viene el secretario a defenderse, a poner la cara, lo cual es un mal presagio, porque significa que algo está haciendo mal, entonces yo hago una rueda de prensa y le cuento a la ciudadanía qué están haciendo mal y por qué es que no vienen al recinto a rendir cuentas a la gente”, indicó.

Sobre el tema de las mayorías en corporaciones como el concejo distrital, Elverth Santos sostiene, “yo no le tengo miedo a ese tema de las mayorías, eso es puro cuento; las mayorías están en la calle y son los ciudadanos”.

Agregó que “si en el Concejo no me escuchan, hay que movilizar a la gente; movilizar a la gente no significa violencia, significa hacer que la ciudadanía participe también en las decisiones que se toman en el distrito de Barranquilla”, señaló.

Finalmente, el aspirante al concejo preguntó: “¿Cuándo fue la última vez que se habló en Barranquilla de inversión en plantas de tratamiento de agua potable?

Yo se lo voy a recordar, eso fue en el primer gobierno del señor Bernardo Hoyos, cuando se construyó el módulo 4 de la planta 5 y se decía en ese entonces, que era una obra innecesaria, que era una obra de lujo, que íbamos a gastar un dinero muy mal invertido y resulta que la postre, esa fue la obra que salvó a la ciudad de una catástrofe en el servicio
de agua potable antes, porque ya estamos en este momento con problemas de agua potable”.

#DIARIOLALIBERTAD

Comentarios