La cruda realidad de nuestro país/Política violenta: Amenazas, atentados y asesinatos

0
485

Una vez más el escenario político de nuestro país presenta elementos ajenos a las discusiones, las propuestas, los proyectos, los debates y el diálogo civilizado.

Lo de hoy es lo mismo que hemos vivido desde hace más de 5 décadas, con el esperado recrudecimiento en las épocas electorales, sobre todo cuando se trata de las elecciones llamadas actualmente regionales. Las amenazas, los atentados y los asesinatos aparecieron, convirtiendo una actividad que debiera ser limpia, clara y tan aparente, en una política violenta.

La historia de nuestro país a partir de aquel nefasto 9 de abril de 1948 ha sido repetitiva en cuanto las conductas señaladas anteriormente, todas ellas enmarcadas siempre en el ámbito político.

Si hacemos una mirada restrospectiva pero sin ir muy lejos en el tiempo, nos encontramos por ejemplo que entre 2011 y 2013 el panorama político se ha visto marcado por acontecimientos y procesos profundos de transformación social.

La intención de ponerle fin a esta forma de violencia política y de admitir que los exguerrilleros eventualmente se reincorporen a la sociedad trae una serie de reacciones predecibles –tanto inmediatas como a mediano plazo– en el volumen y la intensidad de otros actos de violencia política, tales como amenazas, atentados, homicidios y secuestros.
Es decir que aquellos 314 hechos y sus particularidades reflejan las tensiones generadas alrededor de procesos de transformación social. Vale la pena mencionar los siguientes elementos relevantes:

– El desmonte de los grupos paramilitares que se inició bajo el gobierno Uribe devino en la consolidación de organizaciones criminales (“BACRIM”), que, directa o indirectamente, han sido herramientas de violencia política.

Una destacada publicación de nuestro país decía en su momento lo siguiente: “No hay sino que pensar en que Colombia es el único país en el mundo en el que en un solo año (1989-1990) fueron asesinados tres candidatos a la Presidencia de la República: Luis Carlos Galán, Bernardo Jaramillo y Carlos Pizarro.

Siempre se pensó que ese era un récord que aun para Colombia resultaría difícil de romper. Y es muy posible, en efecto, que nunca se repita tal sucesión de magnicidios. Pero los informes oficiales señalan que el año electoral que se avecina (1997-1998) podría ser tanto o más violento que 1989.

Lo que vivimos hoy

Hoy nos encontramos con el siguiente panorama, el cual extractamos de las noticias entregadas por diferentes medios de comunicación en las últimas 48 horas:

Asesinan a una candidata a la Alcaldía de Suárez

Autoridades en el departamento de Arauca confirmaron la masacre de seis personas que se movilizaban en el vehículo de la candidata a la Alcaldía del municipio de Suárez, Cauca, por el Partido Libertal, Karina García Sierra.

El alcalde de esa municipalidad norte caucana confirmó que los hechos habrían sucedido en el corregimiento de la Betulia.

Por su parte, el Coronel Fabio Rojas, comandante de Policía de ese departamento, indicó que el hecho se presentó entre la noche del pasado domingo y la madrugada de este lunes en la vereda La Betulia, zona rural de Suárez.

Atentado contra el candidato a la Alcaldía del El Retén

Como una reacción provocada por el discurso antiprogresista y disociador de su opositor en el camino hacia la Gobernación, calificó Carlos Caicedo el terrible atentado con petardo que amenazó la vida de su aliado político para la Alcaldía de El Retén, Jesús Galindo Van Strahlen, quien integra el Partido de Reivindicación Étnica (PRE), perteneciente a la Convergencia Democrática del Magdalena, en la cual también se encuentra el movimiento Fuerza Ciudadana.

El categórico pronunciamiento de Caicedo se dio por medio de sus redes sociales, en las que responsabilizó con nombre propio al contendor que habría inspirado el ataque, luego que este último aseguró que “los dirigentes de las organizaciones sociales hacen parte de las Farc como guerrilleros camuflados de candidatos”, cuyo temerario señalamiento puso en peligro al caicedismo y a los demás líderes alternativos del Departamento, tras posiblemente haber motivado que grupos de extrema derecha o herederos del paramilitarismo lanzaran el explosivo contra la casa de Galindo, además de emitir un mensaje de terror a los sectores populares.

Amenazan a candidata a la Alcaldía de Cartagena

Ante la Fiscalía General de la Nación, la candidata a la alcaldía de Cartagena Yolanda Wong Baldiris, presentó denuncia por las amenazas de muerte de las que ha sido víctima en los últimos días.

Wong Baldiris, dice que teme por su integridad porque viene socializando su propuesta en todos los sectores de la ciudad.

“Es inevitable no aterrarme por lo bajo y sucio que pueden llegar a ser. He solicitado a las autoridades competentes un esquema de protección que hasta el día de hoy no tengo y no he recibido respuesta alguna”, afirmó la candidata.

Las amenazas son enviadas a través de mensajes de texto a su celular y en una ocasión un individuo que se movilizaba en una motocicleta se le acercó a la ventana de su vehículo a intimidarla mientras cumplía su agenda en una comunidad.

Candidato a la Gobernación del Magdalena denuncia amenazas


“Alertamos a la opinión pública nacional e internacional que hay en marcha una estrategia para señalar a una fuerza política democrática de hacer parte de grupos irregulares al margen de la ley, con el fin de liberar nuevamente a las fuerzas oscuras del Departamento, que entienden esos señalamientos como una orden de actuar. Si a mí, a mi familia y nuestra candidata a la Alcaldía de Santa Marta, a las alcaldías municipales y a las corporaciones, no ocurre un nuevo atentado no dudo en señalar como responsable a la familia Cotes y su candidato Luis Miguel Cotes, quienes han puesto en riesgo nuestra vida e integridad con sus falacias”, previno.

Detalló además que pese a denunciar los hechos de los que viene siendo víctima, no ha recibido una respuesta, ni garantías de seguridad por parte de las autoridades competentes.

Este es nuestro lamentable panorama político. ¿Qué será lo que viene ahora?

Comentarios