Una tragedia que pudo evitarse, enluta a una familia y produce consternación en una vereda en Santander, cuando dos menores de 12 y 13 años se encontraban solos, comenzaron a jugar con un arma de fuego y tuvo un desenlace fatal.
“El mayor, que tiene 13 años, accionó la escopeta, y le disparó a su hermano, un menor de 12 años quien murió de manera inmediata” señaló el comandante de la Policía de Santander, el Coronel Carlos Julio Cabrera.
El niño que accionó el arma de fuego, quien según las autoridades actuó sin dolo, fue aprehendido a las autoridades para que definan la situación del menor, un caso que ya es de conocimiento del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar.
Un lamentable desenlace que enciende de nuevo las alarmas sobre la tenencia de armas de fuego en las casas, sobre todo cuando se dejan al alcance de los menores de edad.
El padre de los menores dijo que hace año y medio había comprado la escopeta porque la finca es productora de gallina y la necesitaba para espantar a los faras que llegaban al lugar para comérselas.
Las honras fúnebres del pequeño serán en el casco urbano del municipio de El Carmen de Chucurí.
#DIARIOLALIBERTAD

Comenta aquí: