La comunidad del barrio Sourdis, en el suroccidente de Barranquilla, visiblemente inconforme por el hurto que al parecer minutos antes había cometido Julio Manuel Povea Zúñiga, de 32 años, este domingo en la calle 84B con carrera 12 de ese vecindario, decidió tomar justicia por sus propias manos y lo asesinó luego de propinarle varios golpes contundentes en distintas partes del cuerpo.
El reporte preliminar de la Policía señala que antes del ataque, el hoy occiso había cometido un hurto en la dirección antes descrita a eso de las 2:15 de la madrugada de este lunes.
Al momento de hacerse con las pertenencias de la persona y escapar, el hombre fue perseguido por varios desconocidos que lo alcanzaron en su carrera por huir y lo lincharon con piedras, palos y otros objetos en la cabeza que le causaron trauma craneoencefálico severo.
Povea Zúñiga pereció en el lugar de los hechos y de la víctima del hurto se conoció que huyó del lugar.
Las autoridades se encuentran al frente de la investigación para establecer las razones del asesinato.
Este hecho se suma al conocido este domingo en Las Flores, donde la comunidad también asesinó al supuesto homicida del joven Ronald Enrique Galvis Valdez, de 16 años, quien fue asesinado a tiros en su vivienda.
Al salir del lugar, el antisocial fue perseguido por varios moradores del sector que lo mataron a golpes tras sacarlo de una de las casas del barrio donde intentó refugiarse.
#DIARIOLALIBERTAD

Comenta aquí: