Cuatro razones que explican la gravedad del regreso a las armas de las FARC en Colombia

0
835

Para Colombia y para el proceso de paz es muy grave lo que ha pasado por tres cosas: primero, por la calidad más que por la cantidad de guerrilleros que han decidido volver a las armas; segundo, por el posible retorno de la guerra y, aún más, del terrorismo a las ciudades colombianas; y tercero, porque es un respiro para la ultraderecha y termina dándole la razón, en un momento en que parecía estar contra la pared políticamente.

ALIAS IVÁN MÁRQUEZ
El vocero, Iván Márquez, fue el principal negociador de las FARC en los acuerdos de paz de La Habana. Es el guerrillero vivo con más experiencia en procesos de paz. Desde el año 1985 participó en un proceso de paz con el gobierno de Belisario Betancourt y él mismo se convirtió en representante a la cámara por la Unión Patriótica, un movimiento en el que participaron las FARC con sectores legales de la izquierda colombiana, y que terminó en medio de un sacrificio de miles de personas que pertenecían a ese movimiento y que fueron asesinadas, una a una, por lo que en Colombia se llama “la mano negra” –es decir, nadie responde por esos crímenes.

El propio Márquez volvió a la guerra, volvió a ser miembro de la guerrilla, el mismo día que mataron a Jaime Pardo Leal, candidato presidencial de esa agrupación política, que no era un guerrillero; era un juez, un magistrado, un destacado abogado y sindicalista colombiano que en ese momento era el candidato presidencial de la Unión Patriótica.

Después, durante el gobierno de César Gaviria, Márquez hizo parte de las conversaciones entre el gobierno y la guerrilla en Tlaxcala y en Caracas, conversaciones que se frustraron todas. Y después, en el gobierno de Andrés Pastrana, también Márquez fue del equipo negociador de las FARC que participó en las conversaciones del Caguán. Todo eso le da una experiencia y una credibilidad ante los suyos que difícilmente se puede reconstruir.

ALIAS ‘EL PAISA’
El segundo hombre de los que está en con Márquez en esta disidencia es alias ‘El Paisa’ que, quizás, es el hombre más peligroso, militarmente, de las FARC. Fue él quien puso la bomba en el Club El Nogal, a través de la columna móvil Teófilo Forero, que mató a 36 personas y causó una gran consecuencia en la esperanza de Colombia sobre la derrota del terrorismo en ese momento. También fue ‘El Paisa’ el que ordenó el secuestro de los 12 diputados de la asamblea de El Valle, que meses después fueron asesinados en su poder. En ese momento, alias ‘El Paisa’ disfrazó a los guerrilleros como miembros del Ejército y simularon que era una operación militar para sacar a los diputados del recinto de la asamblea y llevarlos secuestrados a la zona bajo el control de la guerrilla.

ALIAS ‘ROMAÑA’
El tercer integrante de este grupo de este grupo de disidentes de las FARC es alias ‘Romaña’, Henry Castellanos Garzón. Es un hombre terrible, prácticamente sin ninguna formación ideológica o política que, como se dice en Colombia, “democratizó el dolor” porque llevó los secuestros al nivel de las personas más pobres, a través de un mecanismo terrible que se llamó las “pescas milagrosas”, que consistía en armar retenes de la guerrilla en las carreteras de Colombia y bajar de los autobuses a personas que apenas si tenían con qué comer, y los invitaban a pagar rescates de 50, 100, 150 dólares para entregarlos a sus familias. Eso logró también que en los niveles más pobres de la sociedad existiese un rechazo frontal contra las FARC en pocos meses.

ALIAS JESÚS SANTRICH
Y el cuarto integrante de este grupo de disidentes que anuncia su regreso a las armas es Jesús Santrich: un hombre sobre el cual pesa una acusación por presuntamente participar en una operación de narcotráfico cuando ya estaban firmados los acuerdos de paz. Los disidentes y parte de las FARC también dicen que eso fue por causa de un “entrampamiento”, que realmente no había una operación sino que fue simulada por los agentes, que querían hacerla parecer como tal. Como sea, Santrich, que tuvo la posibilidad de presentarse frente a la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), prefirió huir y causarle un enorme daño al proceso de paz.

¿Cuáles podrían ser las consecuencias?

EL REGRESO DE LA GUERRA
La segunda gran consecuencia de esto es el regreso de la guerra y posiblemente, del terrorismo a las ciudades colombianas. Márquez está anunciando que su estrategia ya no va a ser la confrontación con el Ejército regular, sino llevar esto a otro nivel, lo cual hace pensar inmediatamente en el terrorismo.

Eso también va a poner en peligro el proceso de paz, la credibilidad y la estabilidad de más de 12,000 desmovilizados; es decir, el 90% por ciento o más de la guerrilla de las FARC, que sigue apostándole a los acuerdos de paz y que sigue cumplimiento, pero que ante esta actitud de sus compañeros queda expuesta a las eventuales retaliaciones por las acciones de sus antiguos compañeros de armas y al menos una parte de ellos caigan en la tentación de volver a la guerra como forma de salvar su vida.

OXÍGENO PARA LA ULTRADERECHA
La tercera gran consecuencia del regreso de las FARC a las armas es que le da un nuevo respiro a la ultraderecha colombiana, encabezada por el expresidente Álvaro Uribe. Este sector político venía pasando por un mal momento por el hecho de que Álvaro Uribe está sub judice: la Corte Suprema de Justicia lo citó el próximo 8 de octubre a una indagatoria como presunto responsable de los delitos de soborno de testigo y obstrucción de la justicia en un proceso de manipulación de testigos. Todo esto hace que tenga un nuevo aire y que posiblemente eso note en las elecciones regionales de Colombia, que serán en octubre de este año.

VENEZUELA, RETAGUARDIA DE LAS GUERRILLAS
Hay otra consecuencia regional que es cómo cambia esto la relación entre Colombia y Venezuela. Para nadie es un secreto que miembros de la cúpula de la guerrilla del ELN ha tomado a Venezuela como retaguardia, lo cual también dicen que está pasando con algunos miembros de las FARC.

Aquí se da un fenómeno muy curioso. Mientras que las FARC tienen un mando sin tropa, porque tienen hombres muy destacados pero parece que con poca capacidad de tropa (en el video apenas muestran a 20 personas, en contraste con lo que mostraban antes), el ELN está en Colombia como una tropa sin mando, porque el mando real está refugiado en Cuba o en Venezuela.
Entonces, podemos tener aquí los elementos para una tormenta perfecta. Son tiempos en que la economía de Colombia no pasa por un buen momento, que el desempleo volvió a las dos cifras, después de mantenerse controlado durante años en una sola cifra; y en que está recibiendo una emigración venezolana muy grande, de millones de personas que huyen por las condiciones terribles de crisis humanitaria que está viviendo Venezuela a causa del régimen de Nicolás Maduro.

Todo esto hace que muy posiblemente nos estemos encaminando a una nueva fase del conflicto en Colombia, que parece no terminar nunca. Empezó en 1964 y estamos en 2019, 55 años después, sin que se vislumbre una solución permanente para esta guerra, la más antigua del hemisferio.

Tomado de…https://www.univision.com/noticias/cuatro-razones-que-explican-la-gravedad-del-regreso-a-las-armas-de-las-farc-en-colombia

#DIARIOLALIBERTAD

Comentarios