Callejón de Cuartel, otro espacio más en la lista del olvido del Distrito

0
303

Por María Alejandra Barrios

Basuras, escombros, malos olores y drogadicción, es lo que quedó de una de las carreras más importantes en la historia de Barranquilla, la carrera 44, mejor conocida como el Callejón de Cuartel, donde anteriormente se encontraba el edificio de la Tenería, espacio urbanístico del centro de la ciudad olvidado por la Alcaldía de Barranquilla.
Varios habitantes del sector se encuentran disgustados por el olvido de estas obras que hacen parte del patrimonio cultural de la ciudad, actualmente es un basurero, donde los habitantes de calle hacen uso del espacio para drogarse y hacer sus necesidades fisiológicas, sin contar la gran pila de basura que diariamente dejan los transeúntes.
Así lo aseguró un ciudadano que diariamente transita por el lugar, “hace como un mes eso estaba peor, la instalación estaba toda partida y llena de escombros y la Alcaldía lo que hizo fue hacer un pequeño arreglo del sendero y limpiar el pedazo, pero apenas hicieron eso, se olvidaron otra vez del lugar, por lo que se volvieron a colocar los loquitos y siempre que paso por ahí están fumando, rebuscando en la basura y haciendo otro tipo de cosas”.
Cabe recordar que este predio a principios del Siglo XIX fue construido sobre lo que hoy es la carrera 44 y al extremo Norte de la Calle Ancha, la Casona de Don Manuel Molinares, por el maestro en construcción Agustín del Valle, de origen momposino, que fue denominado Edificio de La Tenería, llamado así porque fue construido para el funcionamiento de la primera tenería o empresa dedicada a curtiembre de pieles en la ciudad y en 1879 se instaló en esta casona el Cuartel del Ejército de la Plaza de Barranquilla, razón por la cual el antiguo callejón de La Tenería pasó a denominarse Callejón del Cuartel.
“En esta esquina nació Barranquilla, aquí hay una placa chiquita que indica lo siguiente: ‘En esta manzana empieza a poblarse el sitio de Barranquilla 1629-1913’, fue el primer cuartel de la ciudad, por ello la carrera 44 recibe ese nombre, hagamos algo por el centro”, indicó otro ciudadano.
Por otro lado, en esta misma carrera también se encuentra abandonado el antiguo teatro Murillo, ubicado en la calle 45 con carrera Cuartel (44), el cual fue construido en los años 70, transformándose luego en los Cinemas 1 y 2, y que a causa de la revolución de las comunicaciones quedaron abandonados convirtiéndose en ruinas arquitectónicas. Actualmente en ella colocan avisos publicitarios y abunda un pésimo olor a orina y putrefacción.
Por esta razón, la comunidad le exige a la Secretaría Distrital de Cultura, a la Secretaría de Control Urbano y Espacio Público, recuperar estos predios históricos y reconstruirlos en homenaje a la historia de la ciudad, así como lo hicieron con el Mercado de granos, el Paseo Bolívar y la Iglesia San Nicolás y su sector aledaño.

#DIARIOLALIBERTAD

 

Comentarios