En alerta con el invierno

0
350

En las ciudades como Barranquilla, sus habitantes de escasos recursos económicos construyen sus viviendas en sectores periféricos, generalmente en terrenos inestables, a orilla de los arroyos peligrosos, es decir no aptos para resistir los problemas representados en una geología alterada por las corrientes de aguas pluviales.
Las propias construcciones se hacen con materiales de baja calidad y sin la debida protección. Por eso mismo durante los inviernos son los que más sufren sus rigores.
Lamentablemente en las arremetidas de las temporadas de lluvia en Barranquilla son muchas las peripecias que sufren estas familias pobres, las mismas que anualmente se convierten en damnificadas.
Aunque se anuncia la imposición de multas para aquellas personas que a sabiendas del peligro que representan dichos lugares, estas se arriesgan a construir allí sus humildes viviendas, ¿pero ante la ausencia de la ayuda gubernamental qué más pueden hacer?.
Debido a esta situación que continúa mostrando sus rigores, el gobierno distrital siempre se pone al frente de las emergencias derivadas por los aguaceros especialmente en los barrios marginados, al tiempo que se adelanten censos para determinar con exactitud el número de familias damnificadas en varias sectores de Barranquilla.
En realidad, Colombia en general se ha venido organizando mal para resistir los efectos de los desbordamientos de la naturaleza y ello debe achacarse principalmente a la pobreza que aflige a gran parte del pueblo colombiano y a los pocos o nulos procedimientos para prevenir las emergencias.
En este sentido, debemos solidarizarnos con la alerta que han formulado las familias que residen en los barrios Me Quejo, La Manga, Loma Roja, Pinar del Río, Carrizal, Cuchilla de Villate, Siete de Abril, El Bosque, Villa Mar, Bajo Valle, La Cangrejera en el corregimiento La Playa y otros, en donde el invierno siempre deja muchas familias damnificadas.
Hay que anotar igualmente que la mayor parte de los moradores del sector conocido como Loma Roja, son desplazados por la violencia, llegados de diversas poblaciones de la Costa, ante las precarias condiciones económicas que los afecta se vieron en la necesidad de construir sus frágiles viviendas en terrenos no aptos, circunstancia que los hace vulnerables a las arremetidas de las temporadas de lluvias como las que anuncia el Ideam.
Esperamos que el Distrito le brinde su atención a este caso, ordenando la realización de los estudios pertinentes, con el fin de implementar en lo sucesivo los correctivos indispensables para prevenir más tragedias.
Aunque la situación podría complicarse si no se toman las precauciones en otros sectores de Barranquilla que como los anteriormente mencionados también presentan las mismas características y porque en anteriores temporadas lluviosas han sufrido las mismas consecuencias, sobre todo en esta oportunidad cuando entidades como el Ideam ha pronosticado que el invierno será muy intenso en los días venideros y se prolongará por dos meses o más.
Estaremos muy atentos a la aplicación de las urgentes medidas de prevención durante la ola invernal, ojalá que en esta oportunidad los verdaderos damnificados sean los favorecidos con las ayudas necesarias, y que no sean los contratistas los únicos beneficiados con las contrataciones que generarán las emergencias que ven venir.

#DIARIOLALIBERTAD

Comentarios