[Galería] Con estas sexi-fotos, superprepago colombiana asesinada en México cautivaba a los hombres

Laura Cristina, de 31 años de edad, scort colombiana quien llegó como modelo a México terminó metida en el negocio de la prostitución, pues le resultaba más rentable ese oficio que el de protocolo.

Las autoridades informaron que la infortunada mujer presentaba golpes en diversas partes del cuerpo. El hallazgo lo realizó su empleada doméstica quien dio aviso a las autoridades las cuales se trasladaron hasta el inmueble ubicado en el complejo “Grand Tower” en Lago Neuchatel, número 45, en la colonia Ampliación Granada, de la alcaldía Miguel Hidalgo.
Al llegar la encontraron tirada semidesnuda en la sala de su casa. Las primeras investigaciones señalan que Laura Cristina, era escort. En su cuenta de Twitter @khaterinvip50 se describía como “una muñeca latina, muy dulce angelical y femenina”. Tenía seis mil 753 seguidores, en la red social a la que se había unido en febrero, y ofrecía servicios sexuales en su departamento o en hoteles de la zona de Patriotismo.
Las autoridades la describieron como una mujer despampanante, exhuberante, voluptuosa y bien tonificada, con unas curvilíneas que le quitaba el aliento hasta el más impertérrito de los hombres.
La Procuraduría General de Justicia (PGJ) de la Ciudad de México, abrió una carpeta de investigación por el delito de feminicidio.
Peritos de la dependencia analizan los videos del complejo de departamentos para verificar la identidad del asesino, así como las huellas digitales encontradas en el lugar.
Las autoridades tienen retenido a un hombre sospechoso pero hasta no se ha informado sobre la vinculación con el crimen de la modelo colombiana.
Conocidos de esta mujer lamentaron su muerte y exigieron a las autoridades dar con el paradero del responsable de este crimen.
Liliana Quintero, madre de la colombiana Laura Cristina, rogó al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador que la ayude para que «no quede impune», luego de que su hija fue encontrada muerta en un departamento de la colonia Granada.
La señora, quien vive en Medellín, aseguró que la aerolínea Interjet le cobra 600 dólares para poder cambiar un boleto de avión que tenía ya comprado y venir a México «para estar con mi hija», dijo.
Liliana Quintero indicó que las autoridades mexicanas no se han puesto en contacto con ella.
#DIARIOLALIBERTAD

Comenta aquí: