La súper prepago colombiana asesinada que trabajaba en México

0
3794

Al revisar la cuenta de Twitter de la colombiana Laura Cristina Ovalle se pueden encontrar detalles sobre la forma en que ofrecía sus servicios como escort en el exclusivo barrio de Polanco, en Ciudad de México. La mujer, que se hacía llamar KhaterinVIP, promocionaba todo tipo de servicios sexuales y cobraba por hora. Sus seguidores en Twitter la llenaban de halagos y los clientes que había atendido previamente destacaban la excelente calidad del servicio, como también su calidez humana. Era tal la seriedad con la que asumía su oficio que tenía una promoción; por cada cinco servicios el sexto era gratis. La paisa entregaba una tarjeta a sus clientes cuando la visitaban por primera vez y por cada servicio ponía un sticker.

Sin embargo, era enfática en un detalle: los servicios eran en el apartamento que tenía arrendado. Si el cliente quería en un hotel u otro sitio, la tarifa se incrementaba. Una de las preguntas más recurrentes en su cuenta de Twitter era si hacía giras, es decir, viajes a otras ciudades de México exclusivamente para prestar servicios allá por unos días. La colombiana era recurrente en la respuesta: No. Los viajes la ponían nerviosa. No quería salir de su zona.
Según han contado en medios fuentes cercanas a la mujer, no le gustaba ir muy lejos. Asistía a un gimnasio y una peluquería muy cerca del apartamento donde el pasado martes 20 de agosto fue encontrada muerta por su empleada doméstica. Aunque en principio se dijo que había sido por un golpe en la cabeza, las autoridades mexicanas revelaron que fue un disparo lo que acabó con su vida. La forma en que murió todavía no es del todo clara. Se han tejido todo tipo de hipótesis; desde que fue un cliente el que la asesinó o hasta que fue una persona cercana a ella. Lo anterior teniendo en cuenta que al edificio Grand Tower, donde vivía, solo se podía entrar con previa autorización de ella.

Con gran sorpresa recibieron clientes y escorts la noticia del asesinato de la colombiana. El crimen se suma a una ola de feminicidios que azota a la Ciudad de México. Su familia en Colombia no tenía idea alguna sobre el oficio que desempeñaba en el DF. Según ha dicho su madre en entrevistas, Laura Cristina Ovalle tenía un negocio de aceites y lubricantes en Medellín, por lo que constantemente venía al país. El próxima viaje era el 26 de agosto, que tenía pensado venir a pasar unas vacaciones. En México no era una inmigrante ilegal. Estaba en trámites para instalarse definitivamente allá, a dónde había llegado hace más de un año. Inicialmente llegó como modelo. Hacía eventos de protocolo. No obstante, el dinero no alcanzaba y aceptó la invitación de una amiga para convertirse en escort.
Apenas comenzó a ganar más dinero se mudó a un sector más exclusivo y mejoró su calidad de vida en México. Sin embargo, según ha contado el dueño del apartamento donde vivía, en los últimos meses su situación económica no era la mejor. En más de una ocasión pagaba el arriendo atrasado. De hecho, él fue la última persona en hablar con ella por teléfono la noche del lunes 19 de agosto, cuando lo llamó a pedirle un plazo extra para pagar el arriendo que adeudaba. Según contó la empleada doméstica, ese día también atendió a tres clientes y cuando se despidió por la tarde la dejó viendo televisión.

Por lo pronto, los padres de la mujer se encuentran en México adelantando trámites para la repatriación del cuerpo. También piden que se haga justicia. No quieren que el crimen se quede impune y buscan que se aclaren las circunstancias en las que murió su hija. La familia se encuentra devastada. Independientemente de que supiesen o no lo que hacía, lloran la pérdida de una hija. Como contó su madre en entrevista con Caracol Radio “Hoy es mi hija. Por favor, tratemos de sensibilizar nuestros corazones. Miremos la parte humana. No nos preocupemos tanto del hecho de qué hacía o no hacía. Finalmente es el ser humano”. Tomado de…https://www.las2orillas.co/la-super-prepago-colombiana-asesinada-que-trabajaba-en-mexico/

#DIARIOLALIBERTAD

Comentarios