Orden caballeros del Libertador

0
254

Interesa a la Misión de Sabios de Educación para la Región Caribe, la institucionalización de la “Orden de los Caballeros del Libertador Simón Bolívar”, como su representación en la sociedad. Ahora hay que considerar su configuración. A tal fin, podemos llevar a cabo numerosas distinciones desde esta Misión, en lo teórico-configuracional. Para esta misionalidad, esta Orden, viene a ser la más importante distinción en su estructuración. Esta Orden constituye la base de la fundamentación acerca de los más importantes postulados educativos-formativos dejados para la posteridad por Bolívar: “Moral y luces, son los polos de una república”, “Un pueblo ignorante es instrumento de su propia destrucción”, “El primer deber del gobierno es darle educación al pueblo”, entre otros, y es una clave para asignara el real papel que debe asumir la educación en nuestro Estado Social de Derecho.

Sin esta representación, como su presentación en sociedad, no puede existir ese relacionamiento de la Misión con el contexto Caribe (para reconocer nuestras virtudes educativas), es la máxima satisfacción de esta comunión acerca del papel que juega la institucionalización y legitimación de esta Orden en el sistema educativo Caribe. Es un elemento básico de exaltación de lo que se reclama como el “primer deber del gobierno”, sino también de su conversión en Derecho Fundamental, pensando su real organización y procedimiento en nuestra región. Con esta creación, haremos más transparentes el mérito a reconocidas personalidades del mundo de la Academia, interesándonos también por aquellas personalidades anónimas de la educación, que nos demandan que su méritos anónimos, no son valorados, por ejemplo, por los “sacerdotes oficiales” de la calidad de la educación (Mora, R. Bolívar y la educación. Un Proyecto educativo emancipatorio para los pueblos panlatinoamericanos. Libro en Prensa, 2019).

Esta alta distinción representacional en honor a la Memoria Viva del Libertador Simón Bolívar, establecerá reglas y principios que constituirán, además, el marco de una teoría educativa desde el pensamiento del “Sol de América” y, con ello, un punto de partida para responder a la pregunta acerca de la posibilidad y los límites de que la Misión de Sabios de Educación para la Región Caribe instituya una Cátedra permanente sobre esta Memoria Viva. Por todo esto, la distinción excelentísima de reglas y principios es uno de los pilares fundamentales del edificio de esta Teoría Educativa que nos permita “pensar lo propio”. Aquí las reglas y los principios de esta Orden del Libertador serán resumidos bajo el concepto de la normatividad que habrá de regularla. Tanto las reglas como los principios del quehacer de la Orden de los Caballeros hacen para de la normativa de esta regulación, porque ambos dicen lo que deberá ser la institucionalización y legitimación de esta Orden.
Las reflexiones hasta aquí presentadas muestran nos permiten anotar, que entre Misión y Orden existirá siempre una conexión estrecha, este carácter implica la máxima sintonía entre ellas a fin de optimizar las posibilidades de organización de “pensar la educación desde lo propio”. Este Bicentenario de la Independencia ha precisado esta conexión, bajo la cual, la Misión de Sabios pretende ser un modelo de organización de ese “primer deber del gobierno”; a lo que responderá la Orden de los Caballeros del Libertador, como esa determinación de intereses por la educación en la región Caribe, como ese ideal de autodeterminación de este contexto (no a la manera de cómo piensan los políticos la regionalización: más poder para ellos, más lucro para ellos. Un gran amigo decía a propósito de la RAP, que ella significa “Rateros Apoderándose del País Caribe”). Para nosotros la audoterminación que hará parte de las reglas y principios de la Orden es el otorgamiento a una importante tarea para con la educación, como son sus relaciones vitales y en la solución de los problemas de la región. Lo más plausible de esta Orden sostendrá que ella toma en serio la Memoria Viva de El Libertador. Lo que interesa en este texto es la formulación de la Orden del Libertador, como un homenaje sentido, por sus seguidores, y con propuestas, por ejemplo, de la Academia de Ciencias de la Educación, para que desde esta construcción en el contexto del Caribe colombiano se formulen criterios de una Teoría Educativa, teniendo como Norte esa Memoria.

A nivel de esta Orden libertaria pertenecerán, decisiones fundamentales, por ejemplo, la construcción de un Proyecto Educativo para la Región Caribe, porque es relevante para una decisión fundamental bajo la cual, personal expertos en educación de este contexto, abordarán lo pertinente: es aquí, donde la Orden juega también un papel destacadísimos. Su configuración con sus miembros, habrá de identificar esos expertos a que nos ayuden a esa construcción. La Orden los destacará, por sus ejemplos con el busto de Bolívar. Entonces, será fácil reconocer que los principios y los valores de esta Orden, están conectados con los de la Misión de los Sabios: entre sí hay un doble sentido. Por una parte, de la misma manera que puede hablarse de una conexión de principios y valores; por otra, el cumplimiento del Plan de Ruta de esa conexión.

La “Orden de los Caballeros del Libertador Simón Bolívar”, valorará, por ejemplo, pensamientos, acontecimientos, acciones y situaciones relacionadas con la educación desde los ideales del prócer caraqueño, que han demostrado doscientos años después ser esencialmente vigentes, en lo que respecta a la Misión de todo gobierno con el pueblo. Se trata de una cuestión ético-filosófica, que se pregunta por qué el pueblo tiene derecho a ese primer deber por parte del gobierno. Lo ético-filosófico en lo que recabará la Orden, es la decisión de priorizar los polos de toda república, “moral y luces”, como lo urgentísimo, que constituye lo substancial, en que reside el fin práctico mismo del deseo del Libertador para con el pueblo, es decir, la utilidad, la ventaja, la ganancia que se comporta con la educación. La Orden y la Misión serán celosas de estos postulados.

La Orden considerará como central la demanda de este bien de la dignidad de toda persona. Su institucionalización y legitimación siempre tendrá como Norte la Memoria Viva del Libertador, es su fin, al igual que sus enunciados, que serán razones para quienes ostenten esta simbología representacional de esta Memoria: dentro de este marco, pueden distinguirse, dos tipos de enunciados: enunciados sobre las razones de esta institucionalización y legitimación y enunciados sobre el ideal del Libertador en materia educativa, que vaya de la mano de la Misión de Sabios, en cuanto el concepto de educación, lo equiparamos al concepto de libertad, como un concepto práctico, más fundamental en la vida de todo ser humano. Es lo bueno, es lo deseable, es lo vinculado con la responsabilidad del Estado.

Esta connotación está vinculada con cambiantes significados a través de los tiempos en estos 200 años de luchas, por aún ser libres desde la educación: “…más que por la fuerza, se nos derrota por la ignorancia” sentenciaba Bolívar. La Orden impulsará las acciones para la educación se traduzca en libertad, consistente en realizar acciones fundamentales en el marco de nuestro Estado Social de Derecho (artículos 11 al 40, y 95 de la Constitución Política).

“mailto:[email protected][email protected]

PAGE

PAGE 2

Comentarios