Su majestad el bolero en la voz de Luis Miguel

0
362

Escuchando a Luis Miguel en concierto, boleros y baladas, bajo la dirección y coproducción de Armando Manzanero, (recuerden al cantautor interpretando aquella famosa canción que dice: “La otra tarde vi llover vi gente correr y no estabas tú…). Quienes armaron un set de temas, bajo el titulo de Romance. En el concierto Luis Miguel es solista, cantando bellos boleros inspirados “para hacer feliz a los infelices y tranquilos a los intranquilos” y esto lo escribo por algunos problemas personales que tenía, los cuales olvidé momentáneamente cuando estuve escuchando a Luis Miguel cantando el famoso bolero ‘Noche de ronda’ de Agustín Lara, que dice: “Luna que se quiebra bajo la tiniebla de mi soledad… ¿Adónde vas?” / Dime si esta noche tú te vas de ronda como ella se fue… ¿Con quién estás?/”. Recordar es vivir.
El concierto fue organizado en noviembre de 1991, en un álbum de boleros entre los cuales están: Inolvidable, No sé tú, Mucho corazón. Como, Usted, Te extraño Noche de ronda,… reviviendo el romántico –género del bolero– acompañado de una orquesta con músicos de alta categoría, donde sobresalen la guitarra enamorada de Gant Geissman, la trompeta de Ramón Flores, otros instrumentos utilizados magistralmente: el piano, violín y el tambor. El álbum que Manzanero llamó Romance, recoge boleros y baladas que hicieron historia en la vida de románticos enamorados que hoy permanecen “archivados” en el recuerdo. Si usted quiere amigo lector recordar momentos románticos que alguna vez vivió, busque a Luis Miguel en concierto en Google y antes de concluir esta nota recomiendo muy especialmente a aquellas personas que están preocupadas que escuchen este bello álbum musical que le va a gustar.
El estilo y la inspiración que Luis Miguel derrama en su concierto es único, desborda la barrera de la tristeza y reviven recuerdos suscitando palabras de amor y nos hace retroceder a aquellos viejos pero inolvidables tiempos de plena juventud que nos han marcado felizmente, cuando mi cabello aún no estaba teñido de blanco, se vivía una época en la que existía el romanticismo y se escuchaba en las noches nostálgica serenatas de amor a punta de tres guitarras y tres voces que al unísono y al contacto con el viento se aprecian su sentir melodioso, hoy estos boleros y baladas quedaron en el olvido, ojalá que esta generación recupere el tiempo que otros abandonaron para darle vida nuevamente a este género musical.
P/D: Quiero incluir en esta nota el bello y sentimental mensaje de mi nuera Magally Álvarez, relacionado con la sensibilización de las personas como nosotros que observamos la actitud de la lealtad de los perros comparado con la maldad de la raza humana, para ella mis sinceras felicitaciones, gracias por todo pelaíta.

Comentarios