La calidad educativa y sus atributos

0
262

Si pretendemos hablar de una educación de calidad, corresponde situarnos ante las instituciones educativas requiriendo de nuevos enfoques, modelos y tendencias, acompañados de nuevas experiencias pedagógicas, formas de planificar y evaluar la gestión administrativa y pedagógica que permitan proyectar planes de mejoramiento; visionando maneras de repensar y actuar donde predominen las innovaciones con espíritu proactivo, con decisiones acertadas que se correspondan al encargo social. Es determinante definir la calidad de la educación como el grado en que un conjunto de características inherentes a un servicio cumple con unos requisitos para satisfacer las necesidades de los beneficiarios de este; para ello partiremos de formulaciones analíticas que posibiliten ubicar partes de esos atributos que referenciamos.

Es importante que nos adentremos en una educación de calidad y sus atributos preguntando: ¿cómo se concibe la triada calidad, currículo, pedagogía? Para dar respuesta, es importante la aportación que hace el investigador y ensayista cubano, Jorge Ancada, que dice: “La educación es mucho más que la enseñanza, compromete a toda la comunidad con sus rasgos de cultura y civilizatorios puestos en juego para la individuación y aproximación hacia lo universal de los sujetos que la componen. Valores, costumbres, creencias, normas e instituciones serán entonces vectores educativos”. Desde esta perspectiva me identifico con el concepto de currículo desde la racionalidad crítica.

Ahora corresponde visionar la calidad asociada a las competencias para la formación de en y para la vida. Es cierto que la educación puede enfocar sus propósitos formativos para que los individuos puedan desenvolverse mejor en la vida; pero, a su vez, es mucho más cierto que la vida y las condiciones de posibilidad que ella condiciona en las personas, debería configurar lo que se define como calidad y los desempeños que les resultan asociados. No existen formas estandarizadas y hegemónicas de pensar la calidad educativa haciendo abstracción del contexto.

¿Podríamos pensar en un acuerdo regional o nacional para una mejor calidad de la educación? En primer lugar, NO son los países más desarrollados los que tienen mejor educación sino los que tienen mayor equidad. Como la equidad social es una meta históricamente aplazada se puede transversalizar para proteger a las nuevas generaciones; es decir, desde que un niño sea capturado por la educación inicial, de los efectos físicos, emocionales y psicosociales derivados de la pobreza y la miseria. Un segundo elemento serían unas metas ambiciosas dirigidas a una cualificación docente de alto nivel y calidad en ciencias básicas, humanas y sociales, lo mismo que en aspectos relacionados con la atención integral a la diversidad, concepto que está más allá de la inclusión por discapacidad, aun cuando la contiene. Por último, una extensión de tiempo real de atención educativa. En Colombia eso se conoce como “jornada única”; carente de las condiciones didácticas y pedagógicas como de un sistema alimentario.

Otra formulación en función de la calidad educativa y sus atributos es ¿cómo intervenir en la formación de educadores tomando en cuenta nuevos desafíos de la educación? Las universidades y normales comenzaron ordenando sus procesos formativos atendiendo los saberes básicos en que se harían competentes los futuros educadores y los aspectos pedagógicos y didácticos que lo complementaban. En eso ha habido un gran avance en la formación inicial en competencias investigativas, eso van a tener que acentuarlo más para que pueda haber educadores más competentes frente a la pluralidad de contextos y a la diversidad humana con que se enfrentan. Se habla perversamente de adoctrinamiento en las Instituciones Educativas, ¿qué hacer para situar al alumno? Para empezar, en primer lugar, nada es más doctrinario que la educación privatizada, esa que se da el lujo de prescindir de los docentes que no se sujetan al sesgo fundacional de las instituciones. En segundo lugar, quienes le atribuyen a un supuesto adoctrinamiento “comunista” de la escuela todos los brotes de inconformidad social deben caer en cuenta de una mala noticia. En tercer lugar, el desarrollo del pensamiento crítico no implica como muchos creen, excluir de la educación ciertos temas so pretexto de adoctrinamiento.

¿Las inversiones en el Distrito de Barranquilla reflejan los niveles de calidad? Lo que ha ocurrido en materia de inversiones en el Distrito refleja un problema estructural de lo que representa lo social en la acción del Estado. Se puede decir que, desde que fue establecida la elección democrática de alcaldes, en Barranquilla se han dado grandes avances en cobertura e inversión de infraestructura. Pero una política pública no puede medirse solo por lo que resuelve, sin considerar lo que hace falta. Sin embargo, pese a que persiste una gran deuda social en ese sentido no hay expectativas próximas de solución porque la ciudad hipotecó sus finanzas futuras. En cuanto a la relación entre inversión y calidad, la infraestructura es una inversión necesaria, pero los factores con mayor impacto en la calidad educativa son otros. Repensemos a Barranquilla.

Suscríbete a mi Web: www.agorazon.com.

Comentarios