Concesión Costera Cartagena – Barranquilla – Circunvalar de la Prosperidad: Puyan el burro y dejan el pelero…

0
3224
Alfonso Camerano Fuentes.

Es vox populi en Barranquilla la venta del negocio de la Concesión Costera Circunvalar de la Prosperidad por los actuales socios a una empresa “tapada”, anticipando 20 años el término contractual previsto para el retorno de la inversión.

Empezaron por el cabo más débil, la gente.

A los trabajadores, despidiéndolos; o como les dicen “se les terminó el contrato”.

Y a los propietarios de terrenos urbanos en el sector de Villa Campestre, radicando Ofertas de Compra, a precios ridículos, una verdadera estafa.

Aprovecharon la construcción del 80% de la Circunvalar para ponerla en subasta, negociando por adelantado el retorno previsto para más de dos décadas en cobro de peajes, contratado con la ANI- MINTRANSPORTE, que los obliga por ley y condiciones de la licitación a esperar el prolongado tic tac tic tac.

La maniobra fue bien calculada. Primero, negociaron “a precio de gallina flaca” el metro cuadrado de tierra por donde pasa la Circunvalar en la zona rural de Juan Mina, Galapa y Malambo.

Y cuando les tocaba afectar la zona urbana más costosa del trazado original, – modificado a última hora -, la de Villa Campestre, desde la 51B o Corredor Universitario hasta la vía 40, pararon la negociación de predios.

Para ello contaron con la ANI, en su papel de alcahueta de poderosos empresarios, y con el activo desempeño de peritos amañados, encargados del “Avalúo Comercial Corporativo”, toda una pieza para la Fiscalía General de la Nación, a la q encomendaron reducir el precio del metro cuadrado de tierra a $12 mil pesos, si está ubicada en la margen derecha de la vía 40, y a $96 mil, a la izquierda, incluyendo el boulevard, donde se encuentra la Iglesia, que también lleva del bulto, “arropándose”, en términos como “la protección de la “reserva forestal” y la “zona de mangle”, un sofisma distractor, para estafar a los actuales propietarios, afectados con el corte a pavimentar, cuando entre Puerto Colombia y Barranquilla han autorizado permisos y licencias para parqueaderos lavaderos de tracto mulas, discotecas, vertederos de residuos industriales altamente contaminantes, estaciones de servicios, entre otros .

La cuantiosa demanda que se vislumbra contra la Concesión Costera ANI-Cartagena Barranquilla Circunvalar de la “Prosperidad”, cuyo plato roto pagará el estado, abarca el impacto directo a los propietarios que verán circular las 24 horas gigantescas tractomulas cargadas de carbón, y soportando créditos bancarios millonarios para una vivienda devaluada financiada a $3’, $4, $5 y hasta $6’ millones de pesos el metro cuadrado, q deberán ser reliquidados, aportando como prueba el documento que contiene el dañoso “avalúo”, elaborado por quienes se autodenominan “Lonja”, cuando en realidad se trata de sociedades particulares al servicio de este despojo, apalancados en el PBOT de Puerto Colombia, investigado actualmente por la Fiscalía; igual, en los conceptos CRA Atlántico, como justificantes de sus míseras Ofertas de Compra, radicadas en la Oficina de Registro de Instrumentos Públicos de Barranquilla.

Se vislumbra otro peligroso evento contractual al de la Ruta del Sol, el de la Concesión Costera, en el cual la ANI y la Ministra de Transporte hacen como Hector Lavoe, “ni pa’llá voy a mirá”.

Igual lo hará con la Concesión Vía al Mar, Cartagena-Barranquilla, vendiendo, por adelantado, en la etapa pre operativa, como hace ahora con la Circunvalar de la Prosperidad, el inconcluso negocio, anticipando otro golpe bajo al estado, que abdica nuevamente ante los poderosos empresarios particulares, tal como la hizo Odebrecht, al son de la champeta “en la nalga pégale”.

Será que la Señora Ministra de Transporte, informará a los Barranquilleros la verdad; si nos dirá a quien le venden el “negocio” de la Circunvalar de la Prosperidad los actuales empresarios contratados a 25 y más años?; nos ilustrará si eso que hacen los empresarios de la Concesión Costera es legal a luz de la retahíla de normas constitucionales, legales, reglamentarias, que cita el Contrato de Concesión?; Nos hará saber quien asumirá los costos multimillonarios por la irresponsabilidad de los señores de la Concesión, apalancados en esa ganzúa llamada “lonja”, al tasar el metro cuadrado a menos de dos peajes ida y vuelta?; Será que entera al Ministerio de Ambiente y las CRA, para que no borren los nombres de los titulares de las Licencias Ambientales, usando la tecla de flecha invertida, a fin de colocar el nombre del nuevo Rey de la Concesión?; Nos dirá la Ministra si la Superintendencia Financiera y las casas aseguradoras ya fueron informadas de la “legalidad” de la cesión de los derechos contractualesa terceros que no concursaron?; Procederá su despacho ha consultar esos asesores internos y externos – que ganan un jurgo por emitir conceptos- si esa patuleca se la pueden hacer al Estado colombiano pasando por encima de los fallidos empresarios que participaron honestamente, sin calificar, en la “compartía”? Ese es el deber de la señora Ministra, antes que se le venga el resto de la estantería encima.

Todo esto pasa aquí y ahora, en el departamento del Atlántico, con los manes de la Concesión, como dijo Cervantes en el Quijote, “ponen los pies en polvorosa, y cogen las de Villadiego”, mejor dicho, “puyan el burro” y dejan “el pelero”..

Una vez les toca negociar a la Concesion Costera los predios más costosos

estaba recién lista en el sector rural de Barranquilla, Galapa y Malambo, y faltando solo el tramo del sector urbano de Barranquilla – Puerto Colombia, barrio Villa Campestre, y vía 40, todavía sin construir por la empresa del Consorcio MHC INGENIERÍA y CONSTRUCCIONES DE OBRAS CIVILES, todo a menos de 5 años de haberse abierto la Licitación, los empresarios que integran la Concesión, “ponen los pies en polvorosa y cogen las de Villadiego”.

#DIARIOLALIBERTAD

Comentarios