Ahorrar para el futuro pensional

0
337

Con solo indicar que del millón de personas que en el Atlántico están por fuera del sistema general de pensiones, solo un poco más de 4 mil ahorran con juicio dentro del programa estrella del Gobierno colombiano para que esta población tenga una vejez digna, es mucho decir sobre el asunto de la cultura del ahorro.

Especialmente en la Zona Caribe, que es un reflejo de lo que pasa en el resto del país. La gran verdad es que nuestra sociedad no está acostumbrada a ahorrar en la medida en que se tiene una visión muy cortoplacista de la vida, lo cual podría deberse a las generaciones de violencia que hemos padecido, a la mala nutrición conducente a enfermedades riesgosas y al bombardeo de publicidad que nos ha sumergido en un espiral de consumismo como nunca antes en la historia.

Lo nuestro no es pensar ni en la vejez ni en las generaciones venideras. Nada de largo plazo. Plata que entra es plata que se gasta. Toda. Nadie piensa en que, si mete de mil pesitos diarios en un chonchito, al final del año tendrá 365 mil pesos que seguro le servirán para darse un buen lujo.

Tristemente esa falta de cultura del ahorro se refleja en el tema de pensiones. ¿Cuándo fue la última vez que usted consultó las semanas que tiene cotizadas o si le alcanzará para pensionarse o si le conviene seguir en Colpensiones o irse para un fondo privado?

Las respuestas variarán según la edad. Entre más próximos estemos a los 50, seguro que hay una preocupación auténtica en torno a estas cosas, que cuando se está en edades productivas entre los 20 y los 40 años, nos vale muy poco. Hay empresas que hacen trampa. Pagan la salud y se vuelan la pensión, sabiendo que la gente llega a las consultas médicas cada determinado tiempo, pero que la probabilidad de que averigüen si le están cotizando para pensionarse es más remota entre más joven se es.

Peor aún sucede con quienes están en la informalidad. A menos que un contrato lo exija, casi nadie decide afiliarse como independiente por considerar que 360 mil pesos mensuales es demasiada plata para gastarla en eso.

El Gobierno impulsó el programa de Beneficios Económicos Periódicos (BEPS), que ofrece una gran facilidad de ahorro voluntario para quien no esté en el sistema general de pensiones (que es muchísima gente en nuestro país), el cual nada que despega por más socialización que se le ha hecho a lo largo y ancho del territorio.

Todo está dado y cualquier ciudadano interesado puede hacerlo. Se necesita un poco de disciplina para el ahorro constante y esa es la que le cuesta a la gente, porque no se piensa en el futuro. Hay que seguir apostando por este tipo de programas y celebramos que este tipo de iniciativas ayuden a fortalecer el sistema y que se promuevan entre la juventud trabajadora. Ojalá el resto de entidades gubernamentales hiciera lo mismo. Hay que pensarlo. El futuro es más pronto de lo que se cree.

Comentarios